Cuando el Dr. Guiller Asis, director de la clínica Path to Health en Burlington, Massachusetts, tuvo un episodio insoportablemente doloroso de cálculos renales, él supo exactamente qué hacer para aliviar su dolor. Hizo una compresa, es decir, una aplicación tópica calmante hecha con agua caliente y la hierba llamada jengibre (ginger).
 
1.- Limpia tu rostro
Al momento de limpiar tu rostro puedes utilizar aceite de oliva o de coco. Sigue estos trucos de belleza... Simplemente debes embeber una bolita de algodón con un poco de aceite y frotar las áreas donde la piel se reseca. Déjalo actuar durante unos minutos y límpialo con un poco de agua tibia. Finalmente, coloca un paño mojado con agua caliente en tu rostro y déjalo hasta que se enfríe.
Cart
  • No products in the cart.