Cuando el Dr. Guiller Asis, director de la clínica Path to Health en Burlington, Massachusetts, tuvo un episodio insoportablemente doloroso de cálculos renales, él supo exactamente qué hacer para aliviar su dolor. Hizo una compresa, es decir, una aplicación tópica calmante hecha con agua caliente y la hierba llamada jengibre (ginger).

«Cuando tuve el ataque e hice esto, no tuve que tomar analgésicos y mis cálculos pasaron sin hacer esfuerzo», dice el Dr. Asis.

El calor y la humedad abren las vías urinarias conectadas al riñón y permiten una penetración máxima de jengibre, el cual tiene propiedades analgésicas.

Estas son sus instrucciones para que puedas hacer lo mismo en caso de que necesites aliviar tu dolor. Necesitarás que alguien te ayude con este procedimiento y también deberás tener cuidado de que ninguno de los dos se queme mientras estén preparando la compresa.

 

Instrucciones:

 

  • Llena una olla de ocho cuartos de galón (casi 8 litros) o más de agua y ponla a calentar hasta que hierva.
  • Usa un trozo de jengibre fresco, más o menos del tamaño de la palma de tu mano. Envuélvelo en una manta de cielo (bámbula, estopilla, cheesecloth) y amárralo con un hilo para que parezca una bolsa de té grande. Luego, mete el jengibre al agua hirviendo durante dos o tres minutos.

 

  • Baja un poco el fuego para que el agua siga caliente pero ya sin hervir.

 

  • Usa el hilo para sacar la bolsa de manta de cielo, exprímela sobre la olla para que el jugo del jengibre ablandado caiga dentro del agua y luego vuelve a meter la bolsa hasta que llegue al fondo de la olla.

 

  • Después, retira la olla del fuego y remoja una toallita para la cara en el agua de jengibre caliente. Saca la toallita y exprímela bien de modo que quede mojada pero sin gotear, y verifica su temperatura. Deberá estar caliente pero no tanto que te queme.

 

  • Ponte la toalla sobre la espalda inferior de modo que cubra el área del riñon afectado, colócate un plástico (por ejemplo, una pequeña bolsa de basura) directamente sobre la compresa y luego cúbrela con una toalla seca.

 

  • Repite la aplicación de estas tres capas cada 5 o 10 minutos durante 30 0 45 minutos para que el área se mantenga caliente. Si te sigue doliendo después de 12 horas, prueba una segunda aplicación.

 

 

 

 

⇒ Con información del libro de Curas Alternativas de Bill Gottlieb, autor de nuevas alternativas para curarse naturalmente.

 

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza