Si padeces diabetes tipo II, ciertos cambios en tus hábitos alimenticios (y hacer ejercicio, por supuesto) pueden representar tu boleto de regreso hacia una mejor salud, dice el Dr. Jonathan Wright, un médico que incorpora la nutrición en su consulta y director de la Tahoma Clinic en Kent, Washington. Esto es lo que él sugiere:

  • Azúcar y alimentos refinados: Disminúyalos

 

 

Según cree el Dr. Wright, lo primero que debe hacer es disminuir su consumo de azúcar, así como minimizar su consumo de los parientes cercanos del azúcar, es decir, los alimentos refinados como pan blanco y frituras (chips) que contengan harina blanca y otros cereales altamente procesados. Los cereales procesados vacían una gran carga de glucosa al torrente sanguíneo.

 

 

  • Alimentos integrales nutritivos: Coma según el color

 

 

Agrega más alimentos integrales nutritivos, como frutas, verduras, cereales, frijoles (habichuelas), frutos secos y semillas, a su alimentación. Son ricos en fibra y otros factores nutricionales que ayudan a estabilizar el azúcar en sangre.
La manera más sencilla de consumir una variedad de alimentos integrales nutritivos es tratar de comer todos los colores cada día, dice el Dr. Wright. Tomates (jitomates) rojos. Zanahorias naranjas. Squash amarillo. Ensalada verde. Arándanos azules (blueberries). Arroz integral de color café. Frijoles (habichuelas) negros.

Si usted se asegura de comer el espectro nutricional de alimentos de colores cada día y si se concentra en obtener esos colores a partir de alimentos integrales nutritivos, usted comenzará a controlar su nivel elevado de azúcar en la sangre mediante su alimentación

 

 

  • Ácidos Grasos: Para controlar los daños

“Yo creo que los suplementos que contienen ácidos grasos esenciales, como el aceite de semilla de lino (flaxseed oil), pueden ayudar a reparar el daño celular provocado por toda una vida de consumir cantidades excesivas de azúcar”, dice el Dr. Wright.

Cuando vaya a comprar un suplemento, busque las palabras “alto contenido de lignanos” (high lignam) en la etiqueta. Esto indica que el producto es rico en ácidos grasos omega-3, omega-6 y omega-9, todos los cuales son necesarios para la reparación celular. Asimismo, dice el Dr. Wright, si quiere comprar aceite de semilla de lino en forma líquida en vez de cápsulas, busque un producto que haya sido especialmente preparado usando nitrógeno. Si no se usa este método de preparación, el aceite se vuelve menos saludable durante su procesamiento, dice. “En la etiqueta de un buen producto se indicará si este fue el método de preparación que se empleó”, dice. O busque la fecha de caducidad en el frasco. Siga la dosis recomendada en la etiqueta del producto.

 

 

  • Ejercicio: Dos veces al día, todos los días

Los estudios de investigación han demostrado que las personas que hacen ejercicio disminuyen su riesgo de contraer diabetes tipo II en un 24 por ciento. Esto es porque el ejercicio es el mejor amigo de la insulina, pues le echa una mano para sacar al azúcar fuera del torrente sanguíneo y llevarla al interior de las células.

Cuando los músculos están en buena forma física, se necesita una menor cantidad de esta hormona para transportar el azúcar hacia el interior de las células musculares, dice Eric P. Durak, director de Medical Health and Fitness en Santa Bárbara, California, y un experto en diabetes y ejercicio.

 

 

 

⇒ Tomado del libro de Curas Alternativas del Dr. Bill Glottlieb, autor de nuevas alternativas para curarse naturalmente

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza