El muesli es uno de los alimentos más completos que existen y tomado como desayuno, aporta todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Todavía hay mucha gente que lo considera un alimento demasiado calórico. Sin embargo, por su enorme contenido en fibra e hidratos de carbono saciantes, se puede incluir perfectamente en una dieta para perder peso. Tiene un gran efecto remineralizante y energizante que garantiza una buena base para continuar el día con alimentos más ligeros o frescos.

De lo que no hay duda es que se trata de un alimento ideal para los niños, pues les da todo lo necesario para su correcto desarrollo físico y combate el posible estreñimiento. Y, para quienes quieren bajar el colesterol, el muesli es una de las formas más naturales y deliciosas de lograrlo.

 

¿Cómo preparar el muesli perfecto?

En una pequeña ración de muesli de desayuno de unos 60 gramos, encuentras un universo de ingredientes y nutrientes. Carbohidratos, proteínas, lípidos, fibra, vitaminas y minerales abundan en este alimento tan completo. De hecho, puedes prácticamente vivir sin necesidad de ingerir nada más. Vale la pena dedicar un poco de tiempo y fabricar tu mezcla personalizada, que sin duda mejorará cualquiera que puedas comprar ya hecha.

  • Cereales

Al no necesitar cocción, aprovechas al máximo sus nutrientes. Para lograr un muesli completo, puedes combinar copos de cereales integrales, salvado de trigo o avena.

  • Frutos secos

Aparte de los más típicos como pueden ser las avellanas o las almendras, incluye trocitos de nueces o pistachos, que añadirán sabor y propiedades al muesli.

  • Semillas

Aunque parezcan poco significativas para el sabor final del muesli, las semillas de lino, sésamo, girasol o calabaza pueden convertirlo en un alimento funcional que rebaje el colesterol y mejore el tránsito intestinal.

  • Fruta

Para mejorar el sabor y las propiedades nutricionales del muesli, agrega fruta desecada (piña, pasas de uva, orejones de albaricoque, ciruelas o arándanos). Nunca debe faltar la manzana en trocitos y, si tienes las defensas bajas, un poco de kiwi.

  • Suplementos nutricionales

Si buscas un muesli todavía más energético y rico en propiedades terapéuticas, puedes enriquecerlo con un poco de germen de trigo, levadura de cerveza o especias como el jengibre o la canela.

  • Líquido

Aunque mucha gente está acostumbrada a tomar el muesli con leche, sería preferible ingerirlo con alguna leche vegetal, puede ser avena o de arroz, para que sea más digerible. Otra opción todavía mejor es remojar los cereales en zumo de piña, manzana o cítricos que no proceda de concentrados.

Si quieres estar seguro de estar comprando el mejor muesli, hay tres ingredientes que debes comprobar en la tabla de su composición.

El primero que sobra es el azúcar refinado, ya que no aporta nada. Como endulzantes resultan mucho mejor el azúcar de caña integral o las maltas de cereales. Verifica los niveles de sodio que contiene el paquete de muesli, especialmente si supera los 50 y tienes tendencia a la retención de líquidos.

No deberían contener grasas saturadas como puede darse en algunas mezclas de tipo crunchie o incluso en los copos donde se añade leche en polvo. Por eso, muchas veces la mejor garantía de que todos estos ingredientes se encuentran en niveles aceptables es buscar en el envase la etiqueta bio.

 

⇒ Con información de El Correo del Sol

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza