El faláfel es una comida originaria de la India y se trata de crujientes croquetas de garbanzos o habas. Se las puede comer en sánduches, ensaladas, solas, o como tentempié y es un alimento ideal para vegetarianos y/o veganos, ya que al no consumir carne obtienen en él muchos los nutrientes necesario que les hace falta.

Estos deliciosos granos se conservan por mucho tiempo y una vez cocinados pueden ser congelados por muchos meses. Si se ponen a remojo hay que considerar que deben estar en una vasija con abundante agua fría entre doce horas y veinticuatro horas, dependiendo de su tipo y tamaño.


Ingredientes:

  • 6 dientes de ajo pelados
  • 425 gramos de garbanzos, remojados y colados
  • 1 ½ taza de hojas frescas de perejil
  • 1 taza de hojas frescas de cilantro
  • ½ taza de cebolla blanca o morada cortada en cubos
  • 1/3 taza de harina de trigo
  • 1 cucharada de jugo fresco de limón
  • 2 ½ cucharaditas de polvo para hornear
  • 1 ½ cucharadita de sal
  • 1 ½ cucharaditas de comino fresco
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • 4-5 cucharadas de aceite vegetal


Preparación:

  • Coloca los ajos, los garbanzos, el cilantro, el perejil, la cebolla, la harina, el jugo de limón, el polvo para hornear, la sal, el comino y la pimienta negra en una procesadora. Licúa hasta obtener una pasta suave y homogénea. A cada momento debes parar y raspar los bordes del recipiente.
  • Pon la mezcla en un recipiente con cierre hermético. Tápalo y llévalo al refrigerador por una o dos horas o hasta que esté bien frío.
  • Cubre la superficie con papel encerado. Toma dos cucharadas de la mezcla y haz una bola con tus manos. Colócala sobre el papel encerado y aplástala ligeramente hasta que tenga aproximadamente un centímetro de grosor. Repite hasta terminar la mezcla.
  • En una sartén de hierro, calienta el aceite a fuego entre medio y alto hasta que hierva. Para comprobar que la temperatura sea correcta, puedes añadir una gota de agua. Si hierve, podrás colocar en la sartén cuatro o cinco croquetas. Fríelas por dos o tres minutos de cada lado, o hasta que se vean dorados. Cuando estén listas, colócalas sobre un papel de cocina. Repite con el resto de las croquetas. Tal vez necesites agregar más aceite.
  • Cuando todas las croquetas estén cocidas, arma el sándwich. Rellena el pan pita con lechuga, cebolla, tomate y algunas croquetas. Por encima, rocía un poco de humus. También puedes comerlas solas o en ensaladas.

 

Para Servir:

Usa pan pita, lechuga romana, cebolla morada cortada en finas rebanadas, tomates cortados con cubos y humus.

 

 

* Con información de La BioGuía

 

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza