Tu hogar debe ser un refugio, el lugar donde te sientas libre y relajado, donde puedas aliviar las tensiones del día a día. Pero muchas veces con tantos problemas el ambiente se torna tenso y en lugar de ser (cálido, amigable) lo que debería, se torna estresante y poco agradable.

En algunas ocasiones asocias ciertas energías de tu hogar con algo paranormal, fantasmas y espectros, pero son en realidad energías negativas que se han acumulado con el tiempo. Estas vibraciones pueden provenir de visitas, ataques psíquicos, objetos nuevos o usados, energías que entran pegadas a ti o influencias del ambiente.

Realiza estos rituales de purificación y limpieza de hogar al menos una vez al mes, y especialmente en momentos de tu vida que sientas que las cosas no marchan tan bien como quisieras.

 

1.- No acumules cosas

La energía tiene que fluir libremente y acumular demasiadas cosas, sobre todo que nunca se usan o mueven, interfiere. Asegúrate que no tienes cosas amontonadas debajo de la cama y cerca de las entradas de tu hogar.

Deshazte de ropa, zapatos y objetos que ya no utilices, y sobre todo tira papeles que ya no necesites. Asegúrate de organizar tu casa.

Al igual que acumular cosas, amontonar polvo también interfiere con la energía y hace que ésta se estanque produciendo corrientes negativas.

La limpieza física de un hogar es tan importante como la limpieza energética. Asegúrate de limpiar el polvo en ventiladores, ventanas y debajo de los muebles.

Un toque efectivo también es agregar un poco de canela en el agua que usas para limpiar tus pisos. Esto además de dejar un olor exquisito, también ahuyenta la energía negativa.

 

2.- Aire fresco

Al menos una vez a la semana, abre todas las ventanas  y deja que el aire fresco entre libremente. Cuando usas aire acondicionado o calefacción, el aire se vuelve denso y cargado. Al abrir las ventanas y prender los ventiladores ayudas a que la energía de la Tierra fluya libremente por tu casa y limpie las energías nocivas, mientras refresca el ambiente.

 

3.- Saca los colchones

Cada vez que te sea posible, saca los colchones al aire libre o al menos déjalos al lado de una ventana abierta. Además, voltéalos periódicamente y pásale humo de incienso.

 

4.- Purifica lo prestado o usado

Si compras en tiendas de segunda mano, antigüedades, o has heredado muebles u objetos, debes purificar cada elemento.

Los objetos usualmente absorben y conservan la energía del ambiente y las personas; para evitar traer energías ajenas dentro de tu casa, debes limpiarlos con incienso y agua de sal de mar.

 

5.- Deja entrar la luz

Muchas veces por el clima o por preferencia las cortinas de tu casa permanecen cerradas, lo cual no es muy buena idea.

El Sol es un purificador natural de energías negativas, abre las cortinas y deja que la luz y los rayos del Sol inunden tu hogar.

 

6.- Usa lámparas y ventiladores

Especialmente en lugares oscuros y pequeños, ubica lámparas en las esquinas para generar un cambio de energía.

 

7.- Música de relajación

Música clásica o diseñada específicamente para tratamientos de Reiki, tienen una vibración alta que afecta la energía del ambiente.

Ya sea mientras estés en la casa relajándote o cuando sales, pon música de esta clase con alto volumen y deja que limpie tu hogar.

 

8.- Rituales de purificación

Como medida preventiva o de intervención, realiza rituales de purificación periódicamente para limpiar tu casa de malas energías.

 

9.- Limpia tus chakras

Muchas veces llevas energías pegadas a tu casa, o tienes personas con energía negativa alrededor tuyo, es importante que te purifiques. Usa baños de sal de mar para mantenerte libre de malas energías.

 

 

⇒ Con información de Nueva Era y Mejor con Salud

 

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza