Aunque suene sorprendente el sobrepeso es cada vez más común en los consultorios veterinarios. La obesidad en perros y gatos es un problema médico importante con graves implicaciones para la salud de nuestras mascotas.

Generalmente empiezan después del año, cuando los animales, que deberían llevar una dieta regulada, comen de todo.

¿A qué se debe la obesidad?

La obesidad en perros y gatos usualmente está causada por una abundante ingestión de calorías frente a un bajo consumo energético.

Este exceso de alimentos, ligada a la falta de ejercicio, es una de las causas más frecuentes de la obesidad pero no la principal.

¿Sabias que tu mascota puede ser obesa porque sufre de hipotiroides (un 25% de perros obesos la padecen), ha sido castrada, tiene problemas de estrés, está afectada por el síndrome de Cushing o tiene lesiones en el hipotálamo?

Estos son consejos fáciles de llevar a cabo, nada de dietas, ni cosas extrañas, muchas veces es cuestión de sentido común o simplemente de prestar atención a ciertos detalles que presentamos en este artículo:

  • Preocúpate por que tu mascota esté activa

Nuestros perros y gatos como buenos cazadores, tienen un cuerpo flexible, un cerebro muy desarrollado y unos sentidos muy avanzados.

Es por ello que nuestros mejores amigos han de mantenerse activos para preservar un buen estado de salud tanto físico como psicológico.

¿Y por qué no hacerlo con ellos? Juegos de búsqueda, escondite, juguetes, pelotas… hay miles de opciones para disfrutar y mantenerte activo junto a tu mejor amigo tanto dentro como fuera de casa.

 

  • Haz caso a sus instintos carnívoros para controlar su peso

Numerosos estudios han demostrado los orígenes carnívoros de nuestros perros y gatos y su preferencia por dietas altas en proteínas y grasas animales. Entonces, ¿Por qué no volver a sus orígenes para cuidar de su salud?

Tal y como afirma Ricardo Coedo, Technical Manager de Animales de Compañía en Virbac, organización pionera en devolver a perros y gatos el equilibrio de su alimentación ancestral a través de su línea Veterinary HPM. “Una dieta rica en proteínas y baja en hidratos de carbono facilita la estabilización del peso de nuestras mascotas, la prevención de enfermedades urinarias o la estimulación de su sistema inmunitario.”

Además, las proteínas contribuyen a la aparición de la sensación de saciedad y gracias a su gran eficacia para la pérdida de peso, son también la base de muchas de nuestras dietas.

 

  • Revisa la etiqueta de la alimentación de tu mascota

La composición de la alimentación de nuestras mascotas es tan importante como la calidad de los ingredientes que la forman.

Por ello, al igual que nosotros nos preocupamos cada vez más por la composición de nuestra dieta y la procedencia de sus ingredientes, también debemos hacerlo con la de nuestros mejores amigos.

Apuesta por una alimentación que esté formulada de modo que las proteínas representen alrededor de un 35-40% del contenido total y cuya proporción de hidratos de carbono sea tan limitada como sea posible.

Además, no te olvides de comprobar el origen de dichas proteínas para asegurar que son de buena calidad. ¡Evita huesos, tendones y cartílagos!

 

  • Mantén a raya la cantidad de almidón de su dieta

Patata, maíz, arroz… El consumo de grandes cantidades de almidón durante un periodo prolongado de tiempo favorece la obesidad en perros y gatos.

Su consumo contribuye a la producción de ácidos grasos que se almacenan en el tejido adiposo haciendo a nuestros animales de compañía más propensos a padecer sobrepeso u obesidad.

Además, la ingesta de grandes cantidades de almidón aumenta la secreción de insulina de nuestros peludos pudiendo favorecer al desarrollo de la resistencia a dicha hormona y la consecuente aparición de diabetes mellitus. ¡La diabetes no es solo cosa de humanos!

 

  • Raciona su alimentación

Comúnmente se cree que los animales domésticos saben autorregular su sensación de hambre, cosa que lleva a los dueños a no racionar su comida y llenarles el bol cuando lo ven vacío.

En realidad, el sedentarismo, la coexistencia o el aburrimiento, entre otros factores, han llevado a nuestras mascotas a perder la capacidad de autorregularse, por lo que al igual que nosotros, ¡los animales también cometen excesos!

 

  • Haz del veterinario tu mejor aliado para la pérdida de peso de tu mascota

Confía en tu veterinario y haz de él tu asesor nutricional. La alimentación es un factor clave para la salud global de nuestras mascotas, por lo que el veterinario te podrá recomendar la dieta y cantidad acorde a las necesidades o patologías de tu “peludo”.

Tu veterinario de confianza podrá prescribiros una dieta que además de ayudarle a perder peso, pueda contribuir a preservar su salud global evitando por ejemplo el desgaste muscular de nuestros mejores amigos, así como el conocidísimo efecto rebote típico en toda dieta para la pérdida de peso. No somos tan diferentes, ¿verdad?

 

Riesgos para la salud

Las consecuencias inmediatas de la obesidad (apatía, baja forma, tipo poco agraciado…) no son nada en comparación con las múltiples complicaciones que se pueden producir:

  • Trastornos importantes de locomoción (artrosis, hernia discal, rupturas de ligamentos…)
  • Dificultades cardio-pulmonares
  • Afecciones digestivas (necrosis hepáticas, estreñimiento, flatulencia…)
  • Patologías de las funciones reproductoras (la obesidad es la primera causa de infertilidad en las perras, cuyo ciclo sexual estará perturbado, y por otra parte tendrán grandes dificultades en el momento del parto)
  • Predisposición a la diabetes
  • Aumento de los riesgos quirúrgicos (la anestesia es más difícil y más peligrosa en un animal obeso)
  • Trastornos cutáneos
  • Problemas visuales

 

Posibles soluciones

Lo primero que debemos hacer para evitar la obesidad en perros y gatos es llevarlo donde un especialista, quien lo deberá evaluar y analizar el estado de salud de la mascota y a partir de aquí, si lo cree necesario, personalizar un programa de reducción de peso.

Cada perro o gato es diferente y por lo tanto, tiene necesidades diferentes. Si nuestra mascota ha sido diagnosticada como obesa es importante seguir estos consejos:

  • La pérdida de peso debe ser siempre progresiva y gradual, hay que tener paciencia y establecer objetivos realistas.
  • Debemos contar todo lo que el animal come durante el día. Si tenemos otros animales en casa, no los debemos alimentar todos al mismo tiempo a no ser que estén vigilados, ya que el animal en proceso de adelgazamiento podría comerse la ración de los demás.
  • Fraccionar la ración a lo largo del día.
  • Hacer que beba tanta agua como sea posible.
  • Debemos comprobar regularmente los progresos obtenidos con ayuda de una balanza.

Una vez nuestra mascota se encuentre en forma, es importante mantener un régimen de conservación para evitar la recaída.

Se recomienda:
  • Seguir un control del peso del animal.
  • No darle nunca las sobras de nuestra comida, la suya ya tiene los suficientes nutrientes que necesita.
  • Que haga ejercicio con regularidad. En el perro, un paseo por la mañana y otro por la noche pueden ayudar bastante. En el gato, jugar unos minutos cada día pueden mantenerlo en forma.
  • Suprimir todas las golosinas ricas en azúcares, en almidón o en grasas.

 

 

⇒ Con información de Mundo Animalia y Mascotalia

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza