“Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina” -Hipócrates

Es muy sabido que lo que comemos tiene influencia en nuestro bienestar, incluyendo nuestras emociones y pensamientos. Para obtener y mantener un cuerpo, mente y alma saludables, no es suficiente practicar yoga o cualquier actividad física que disfrutemos. Crear hábitos saludables e incorporar los alimentos correctos a nuestra dieta debe de ser esencial para tener una vida sana.

A diferencia de los nutricionistas, que dividen la comida en carbohidratos, proteínas y grasas; el yoga la clasifica con base en el efecto que tiene en tu cuerpo y mente.

  • Los alimentos sátvicos: purifican el cuerpo y calman la mente. Se digieren con facilidad. Esta categoría incluye fruta fresca, vegetales verdes, semillas, granos, raíces, hierbas, y azúcar natural.

 

  • Los alimentos rajásicos: estimulan el cuerpo y la mente. No son tan fáciles de digerir y si se consumen en exceso, pueden causar hiperactividad, irritabilidad y hasta enojo. Esta categoría incluye cebolla, ajo, café, chocolate, vino, garbanzos y pimienta negra.

 

  • Los alimentos tamásticos: relajan la mente y son más difíciles de digerir. Pueden ocasionar confusión y desorientación. Esta categoría incluye comida vieja o recalentada, carne, pescado, huevos, alimentos azucarados y alcohol.

En general, la práctica del yoga aconseja una dieta vegetariana, basada en la idea de que la comida debe consumirse en su forma natural para así obtener sus beneficios.

Si estás iniciándote en el yoga y se te acaban las ideas de cómo crear platillos más saludables, aquí vas a encontrar una lista de alimentos sátvicos que puedes agregar a tu dieta y que todos los yoguis (y no yoguis) deberían de consumir regularmente.

 

Almendras para un corazón sano

 

Todas las semillas, incluidas las almendras, tienen una increíble variedad de sanos beneficios. Comer un puño de almendras todos los días te ayuda a mantener tu corazón más saludable. Son una excelente fuente de magnesio y grasas buenas. También están llenas de proteína, fibra, antioxidantes, minerales y vitaminas. Además son un aperitivo muy fácil de llevar, y aunque son buenas por sí solas, también se pueden agregar a ensaladas, postres ó puedes hacer hasta crema o leche.

 

Manzanas para disminuir el envejecimiento

 

El dicho “Una manzana al día mantiene al médico en la lejanía” no es solamente eso. Las manzanas (y las peras) pueden prevenir embolias y bajo colesterol (gracias a su contenido de fibra). Los antioxidantes en las manzanas ofrecen una efectiva defensa contra los radicales libres, lo que ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. La quercetina previene problemas respiratorios y el ácido ursólico en la cáscara de la manzana baja la probabilidad de obesidad. La forma más fácil de incorporar manzanas a tu dieta es agregarlas a algún batido o jugo. También pueden ser parte de alguna rica ensalada.

 

Aguacate o palta para prevenir el cáncer

 

Lleno de vitaminas A, C, E y B6, los aguacates o paltas previenen el cáncer de mama y de próstata. Esto es por los fitonutrientes que contiene. También son excelentes en prevenir enfermedades del corazón y embolias gracias a su alto contenido de folato. También tienen grasas buenas, o grasas monoinsaturadas, lo que hace que mantengas bajos los niveles de colesterol malo.

Gracias a su textura y su suave sabor pueden ser usados en una gran variedad de platillos. Puede ser usado como sustituto de la mantequilla para hacer tus recetas favoritas más sanas. También lo puedes agregar a ensaladas, sopas o batidos. ¿Por qué no pruebas este delicioso batido de aguacate, espinacas y manzana como desayuno?

 

Remolacha para prevenir enfermedades degenerativas

 

Si te gustan las remolachas tanto como a nosotros, entonces sabes lo difícil que es lavar el color púrpura de tus manos cada vez que las cortas. El color es gracias a la betaína, un antioxidante del cual los betabeles están llenos. También ofrecen una excelente protección a la inflamación, tienen vitaminas A, B y C, ayudan a mantener tu sistema inmunológico en excelente forma y se asegura de que tu cuerpo produzca suficiente colágeno para tener uñas y cabello fuerte. Algunas personas no les gusta su sabor pero a nosotros nos encanta. Agrégalo a un jugo con manzana y zanahoria para un aperitivo de medio día o a una ensalada, ¡delicioso!

 

Arándanos para estimular la función adecuada del cuerpo

 

Todos los frutos del bosque tienen beneficios para nuestra salud. De todos, los arándanos azules, además de ser bajos en calorías, tienen antioxidantes, fibra, vitaminas y fitoquímicos. Todo esto ayuda a nuestro cuerpo a funcionar mejor, previene enfermedades del corazón y reduce el proceso de envejecimiento. Agrégalos a tus batidos, ensaladas o puedes hacer avena con arándanos para un increíble y saludable desayuno portable.

 

Brócoli para combatir el cáncer de mama

 

Los vegetales crucíferos, como el brócoli, el repollo o la col, el kale, las colecitas de Bruselas, la rúcula, los nabos o la coliflor, tienen altos contenidos de vitaminas A, C y ácido fólico. Muchos de estos no son los favoritos en nuestra dieta, pero incorporar estos poderosos vegetales en nuestra dieta tiene muchísimos beneficios.

Además de ser bajo en calorías, el brócoli también contiene vitaminas B, E y K, también calcio, potasio y fibra. Son una increíble herramienta para combatir el crecimiento de células cancerígenas. Fortalece tus huesos y mantiene tu corazón sano. Agrégalo a tu dieta si quieres disminuir las probabilidades de contraer diabetes.

Puede ser un poco difícil agregar vegetales crucíferos en tu dieta al principio, pero puedes empezar con ensaladas. Prueba esta ensalada de brócoli o prueba nuestra combinación favorita con manzana y zanahoria.

 

 

Limones para mantener la salud de tendones y huesos

 

Algunos estudios muestran que los limones incrementan nuestra producción de colágeno, esto significa que nuestros vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y huesos se mantienen en forma. Además de ser una muy buena fuente de vitamina C, el limón es nuestro ingrediente favorito si queremos prevenir una gripe. El limón también ayuda a subir los niveles del colesterol bueno (HDL), combate el cáncer y tiene propiedades antiinflamatorias.

Combínalos con dos naranjas y una toronja para hacer un delicioso y saludable jugo. También se puede usar en lugar de vinagre en las ensaladas.

 

Quinua para nutrir tu cuerpo

 

Si eres un usuario activo en Instagram, seguramente ya has visto algún bol de quinua. Cuando recién la descubrimos, era un poco difícil incorporarlo en nuestra dieta, pero pronto nos enamoramos de ella. Además de tener mucha proteína, es buena fuente de magnesio y fósforo.

 

Espinacas para mantener buena vista

 

Popeye fue muy buen publicista para la espinaca, y aunque no tiene tanto hierro como dicen, aun así, tiene muchos beneficios de salud (de hecho, todas las verduras de hojas verdes los tienen). Las espinacas tienen dos antioxidantes que te ayudan a mantener sanos tus ojos: la luteína y la zeaxantina. Además, están llenas de vitamina A y calcio, son bajas en calorías y es fácil de esconder en batidos o ensaladas. Prueba este batido verde de espinaca, menta y arándanos la próxima vez que quieras un aperitivo diferente.

 

Nueces para bajar los niveles de colesterol

 

Las muy populares nueces, crecen por todos lados en climas templados y su presencia es constante en pasteles y galletas. Gracias a su alto contenido de omega 3, las nueces ayudan a reducir los niveles de colesterol, mejoran tu humor y lucha contra las células cancerígenas. Agrégalas a ensaladas o en avena. También, cuando las combinas con espinacas, son deliciosas.

 

 

cris pucas

cris pucas

Escritora, bloguera de estilo de vida y gran entusiasta de la cocina
cris pucas

Latest posts by cris pucas (see all)