Para encender algunos lavarropas hay que presionar el botón de encendido por un cierto tiempo y con una cierta intensidad. Si la presión que le aplicas es muy suave, no pasa nada. Si es muy fuerte, la máquina empieza a quejarse con un pitido estridente.

Una vez que dominas la técnica todo es muy sencillo: se encienden las luces, arranca el ciclo hasta que llega a su punto más álgido y, al final del proceso, acabas con una montaña de ropa húmeda con olor a limpio.

Pero para quienes no están familiarizados con el aparato, su funcionamiento puede parecer un misterio.

Salvando las distancias, algo similar ocurre con el orgasmo femenino. Si la acarician de la forma correcta, una mujer puede alcanzar tal grado de éxtasis que, por unos segundos, el mundo deja de existir.

En el caso contrario, el resultado es dolor, frustración o sencillamente la nada misma. Es por ello que te recordamos que el sistema nervioso central es el causante de que las mujeres puedan experimentar y disfrutar intensos orgasmos debido a la generación de impulsos eléctricos que recorren desde el cerebro a la médula espinal del cuerpo femenino.

Aquello probablemente ya lo sabías o lo estudiaste en alguna clase, pero lo que quizá no sepas es que existen diferentes caminos para que las mujeres tengan una vida sexual placentera. Te invitamos a conocerlas a continuación para que sorprendas a tu pareja esta noche.

 

Clítoris

Es uno de los orgasmos femeninos más conocidos. Solo necesitas acariciar esta parte del cuerpo para estimular ocho mil terminaciones nerviosas, ya que este diminuto pero poderoso órgano se divide en 18 micropartes, dentro y fuera del cuerpo.

 

Vagina

Solo el 25% de las personas puede alcanzar este orgasmo femenino, ya que la distancia entre el clítoris y la uretra influye en su generación; es decir, si es más corta entre sí, la estimulación indirecta del clítoris es posible, pero cuando la anatomía no lo permite, resulta imposible.

 

Punto G

Esta área sensitiva se encuentra justo detrás de la pared frontal de la vagina, entre el hueso púbico y el cérvix. Los orgasmos femeninos por este medio son tan intensos, que en ocasiones algunas mujeres eyaculan.

 

Punto A

¿No lo conocías? Se encuentra a siete o diez centímetros de profundidad en la pared frontal de la vagina.

 

Punto Profundo

El clímax en esta zona se puede lograr a través de la estimulación de la pared más profunda posterior de la vagina, justo antes del cérvix. Puedes utilizar un juguete sexual para experimentarlo.

 

Punto U

Para llegar a él se debe estimular una pequeña zona que contiene tejido eréctil sensible, justo encima y en ambos lados de la abertura de la uretra.

 

Senos

Algunas mujeres pueden lograr el orgasmo al estimular sus pezones o dejando que su pareja se divierta explorando esa zona del cuerpo. Puedes utilizar un poco de lubricante comestible o algún tipo de jarabe que sea de la preferencia de tu compañero para aumentar la sensibilidad.

 

Oral

Este tipo de orgasmo femenino se alcanza con una larga sesión de besos o mediante la estimulación oral hacia su pareja.

 

Piel

Se logra a partir de un suave y ligero contacto con la piel de tu compañero. Puede ser estimulada mediante masajes y suaves soplidos. Puedes utilizar productos eróticos que incrementan la temperatura corporal.

 

Mental

Este orgasmo femenino se consigue al observar impactantes escenas con alto contenido erótico, o relatos del mismo tenor, pueden ayudar a que las mujeres sientan placer máximo a través de la mirada. Compra algunos libros de literatura erótica para estimular la mente y la imaginación.

 

 

⇒ Con información de MensHealth, BBC y Salud180

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza