Cuando caminas entre los árboles, en un parque o un bosque, puedes sentir la energía que desprenden. Los celtas creían que cada árbol poseía un espíritu sabio y que sus rostros podían verse en la corteza de sus troncos y sus voces escucharse en el sonido de las hojas moviéndose con el viento.
Cart
  • No products in the cart.