Su consumo está prácticamente sentenciado. Las carnes procesadas son cancerígenas mientras que las rojas “probablemente” también lo son, advirtió la semana anterior la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un anuncio que aún remece los cimientos de una sociedad que por muchísimos años ha hecho de la carne y sus derivados la principal fuente de proteína de su dieta diaria.
Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.