Ya es oficial: después de varios años de estudios y análisis de especialistas de diversos países, la carne fue incluida este lunes 26 de Octubre por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su lista de agentes que causan y que pueden causar cáncer.

La organización colocó a las carnes procesadas en la primera de las cinco categorías en las que agrupa a los posibles agentes cancerígenos, junto al tabaco, el asbesto, el arsénico, el alcohol, el plutonio, el aire contaminado, entre otros. Las otras carnes rojas, por su parte, fueron colocadas en la segunda categoría –»sustancias probablemente cancerígenas»– pues, según la OMS, la evidencia de su vínculo con la enfermedad «todavía es limitada».

«La carne procesada, como el tocino y el jamón, sí causan cáncer», aseguró sin embargo el organismo cuyo informe fue una mala noticia para muchos ya que a partir de ahora el consumo de embutidos y fiambres como tocino, salchichas, salame, hamburguesas, etc., es oficialmente cancerígeno.

Consumir más de 50 gramos de carne procesada al día aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer colorectal en un 18%

Pero, ¿a qué equivale 50 gramos de carne procesada por día?

 

¿Por qué la carne procesada es tan mala?

“Carne procesada” se refiere a carne que ha sido salada, curada, fermentada, ahumada, o ha pasado por otros procesos para mejorar el sabor o mejorar su conservación. Esto incluye jamón, salame, chorizo, carne en conserva o carne seca, así como conservas y preparaciones a base de carne y salsas.

La carne procesada contiene nitrito de sodio (E250) y nitrato de sodio (E251), que son sales añadidas a la carne para preservarla. En el cuerpo, se convierten en nitritos, donde pueden formar compuestos llamados nitrosaminas que dañan el ADN.

Por su parte, la carne roja contiene un compuesto llamado hemo, que es parte de la hemoglobina, la molécula que transporta el oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo. Es de vital importancia para el desarrollo y el funcionamiento normal de las células. Sin embargo, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer advirtió que puede dañar el revestimiento del intestino.

Un estudio de 2011 publicado en la revista Cancer Prevention Treatment concluyó que la carne roja promueve lesiones precancerosas que se forman en el intestino. Los especialistas dijeron que la causa exacta era desconocida, pero que el hierro hemo en la carne acelera el proceso mediante la activación de la formación de compuestos N-nitrosos cancerígenos.

 

 

⇒ Con información de BBC e Infobae

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza