Cada vez son más las personas que se preocupan no solo por vivir plenamente, sino también por hacerlo saludablemente. Y, para lograrlo, los alimentos que ingieren día a día tienen un muy importante porcentaje de incidencia, ya que todo lo que comes pasa a ser parte estructural y funcional de las células de tu cuerpo.

En ese sentido, una de las partes más difíciles del día a día son las llamadas ‘entre comidas’, ese momento en el que empiezas a sentir un poquito de hambre pero aún faltan un par de horas para la siguiente comida. Y, lamentablemente, si buscas las opciones que el mercado te ofrece para disfrutar en esos momentos casi con seguridad no encontrarás nada que vaya en la frecuencia del bienestar y la salud. Es por ello he preparado éste artículo, para que aprendas a identificar qué es lo que debes ingerir, así como unas cuantas recetas muy útiles para convertirse en tu snack.

 

snacks-y-salud-infografia

 

El cerebro es un órgano que se alimenta de glucosa en un 100%. Cuando sientes hambre muchas veces se debe entonces a que tu seso necesita más azúcar para seguir trabajando. Pero, ¡ojo!, esto no significa que debas consumir más edulcorante, dulces o postres, sino que es necesario que equilibres las comidas para obtener carbohidratos complejos que paulatinamente vayan suministrando glucosa al cerebro, y así podrías incluso prescindir de los snacks.

Por definición, la comida rápida deberían ser las frutas. El azúcar que aportan llega rápidamente al cerebro, propiciando un incremento de la energía en el organismo y que puedas seguir con tus actividades y esperar a la siguiente comida.

La infografía es súper clara respecto a los beneficios de estos snacks y el por qué elegirlos, así que a continuación te daré más bien una guía de cómo aprovecharlos.

 

Comienzo con una receta de helado de banano y cacao que puedes hacer un fin de semana y tener hasta por 3 días en congelación:

Necesitarás:
2 bananos bien maduros congelados
1 cucharada de aceite de coco prensado en frío
6 dátiles deshuesados
2 cucharadas de cacao sin azúcar añadida
Vainilla natural al gusto
Canela en polvo

Prepáralo así:
En un robot de cocina, o en una máquina procesadora de alimentos, muele todos los ingredientes. Ponlos en los recipientes donde vayas a consumirlos… ¡y listo, disfrútalos! Como toppings puedes usar nibs de cacao y goji berries, o coco rallado y frutillas, tú eliges.

 

 

Si tus hijos o tú hacen deporte necesitarán algo más consistente que las frutas, pero que siga siendo súper sano. Para ello recomiendo incluir algunas semillas en los snacks, tipo barritas energéticas, y si son ricas en proteínas mucho mejor.

Un ejemplo de este tipo de preparación es el tradicional dulce mexicano llamado ‘Dulce Alegría’, y aquí tienes la receta:

Necesitarás:
1 taza de amaranto tostado
½ taza de miel de panela
Jugo de 1 limón
½ taza de agua
Un puñado de maní o pasas

Prepáralo así:
Tuesta las semillas de amaranto. Hierve en otra olla la miel de panela, junto con el agua y el jugo de limón. Mezcla en un bol las semillas de amaranto tostado, añade las pasas o el maní y revuelve. Agrega rápidamente la mezcla en un molde rectangular y aplánala con un rodillo antes de que se seque. Una vez esté seca, córtala y disfrútala.

Otro snack en el que puedes disfrutar de semillas es el popular canguil, también conocido como palomitas de maíz. Las semillas del maíz aportan energía y muy poca grasa y puedes consumirlas como snack con moderación, no preparándote un bol lleno de ellas sino más bien una porción personal. Para hacer más saludables tus palomitas prepáralas con aceite de coco y al servirlas añádeles sal rosada y una cucharada de levadura nutricional, que te aportará vitamina B12.

 

 

Una opción que puedes llevar de tu casa a la escuela, colegio, oficina, o donde gustes, y que se hace a base de frutos secos y la famosa chía, es un pudding de chía. Además de fácil de hacer, su aporte calórico es bajo pero es rico en nutrientes.

Necesitarás:
1 taza de leche de almendras
¼ de taza de semillas de chía
Un puñado de pasas
1 fruta picada a tu elección, yo elijo frutillas
Como endulzante puedes elegir entre panela, sirope de penco o azúcar de coco.

Prepáralo así:
Mezcla la leche de almendras con las semillas de chía y déjalo reposar toda la noche en la refrigeradora. Al día siguiente, antes de salir de casa, le agregas las pasas, el endulzante (si lo necesitas) y la fruta picada… ¡y listo! Puedes comerlo en cualquier momento del día.

 

 

Otra receta que seguro te gustará ya que es muy práctica y deliciosa es la de bolitas energéticas a base de camote. Sí, como lo lees. Podrás pensar que no son nada ricas, pero te invito a probarlas y convencerte.

Necesitarás:
1 taza de camote cocido al vapor
1 taza de harina de coco
Endulzante saludable, puedes elegir entre azúcar de coco o panela
Canela en polvo
2 cucharadas de aceite de coco
½ barra de chocolate 70% sin azúcar añadido
2 cucharadas de sirope de penco

Prepáralo así:
Calienta el aceite de coco, derrite en él la barra de chocolate y añade a la mezcla el sirope de penco. Arma las bolitas aplastando el camote cocido al vapor y mézclalo con la harina de coco, el endulzante que hayas elegido y la canela. Les das la forma característica y las pasas por la siguiente mezcla del aceite de coco, el chocolate y el sirope, y así obtendrás unas bolitas de camote con chocolate súper sanas y deliciosas.

 

 

Espero que estas ideas te sirvan de inspiración para nuevas preparaciones y que te animen a seguir en el camino del bienestar.

Con amor,

 

Andrea Tinoco

Nutricionista de profesión, defensora de la alimentación natural, amante de la vida y de la Tierra, le gusta probar nuevos sabores, aprender sobre culturas ancestrales y conocer lugares diferentes. Cree firmemente que la alimentación puede ayudar a la humanidad a expandir la consciencia y cambiar un modelo de producción a través de los hábitos de consumo.
Andrea Tinoco