Las bebidas gaseosas (refrescos/colas/sodas, como se las conoce en ciertos países de la región) son productos altamente industrializados ya que todos sus ingredientes son compuestos químicos. De hecho, la mayoría de ellos son creados en laboratorios especialmente para ellas.

Latinoamérica es una de las principales regiones consumidoras de este tipo de bebidas, sobretodo países como Argentina, México y Chile que tienen el mayor consumo per cápita anual. En otros países, como Ecuador, ocupan el tercer lugar entre los alimentos en los que los ciudadanos invierten su dinero.

Aquel no es un dato menor sino más bien muy preocupante, ya que existe una lamentable correlación entre algunas enfermedades y el consumo excesivo de gaseosas. Entre las principales están: sobrepeso, obesidad, diabetes, cáncer de páncreas, Alzheimer, hiperactividad, déficit de atención, entre otras.

Cada día aparecen nuevas versiones y presentaciones, y en la actualidad es posible encontrarlas en al menos cuatro opciones ampliamente distribuidas: la ‘Regular’, que lleva en el mercado más de cien años; las versiones ‘Light’ y ‘Zero’ que atienden al pedido de productos bajos en calorías; y la nueva versión ‘Life’, que busca pintarse más verde que las anteriores.

No obstante, es necesario conocer cuáles son las características de cada una de estas presentaciones más allá de su contenido calórico para que puedas elegir una de ellas o, en el mejor de los casos, elegir no consumir ninguna:

 

 

Intinetwork-gaseosas-salud-bienestar-refrescos-bebidas

 

 

 

Azúcar:

Es el segundo ingrediente con mayor presencia o cantidad en este tipo de bebidas, después del agua carbonatada.

Según la Organización Mundial de la Salud, el máximo de azúcar al día tolerado es de 5 cucharaditas… Entonces, ¿qué pasa si una sola taza de gaseosa regular contiene 5,5 cucharaditas y una botella de 500 mililitros, la presentación más consumida en el planeta, contiene 11 cucharaditas?

Diversos estudios han demostrado que el azúcar tiene múltiples efectos negativos en el organismo, especialmente en el de los niños. Entre otros, el exceso de azúcar:

  • Eleva la insulina
  • Acidifica la sangre
  • Propicia la salida del calcio de los huesos y su expulsión por medio de la orina
  • Afecta a los riñones
  • Causa hiperactividad en los niños
  • Produce falta de concentración
  • Provoca cansancio
  • Provoca diabetes, sobrepeso y obesidad

Las versiones ‘Light’ y ‘Zero’ tienen una concentración nula de azúcar, o muy baja. El refresco ‘Light’ aporta 1,6 Kcal a cada medio litro, mientras que la cola ‘Zero’ no contribuye con azúcar, su aporte es cero. Sin embargo y pese a ello, estas bebidas son tan dulces como la versión ‘Regular’, lo cual debería llevarte a hacerte una pregunta: ¿Por qué son igual de dulces si no tienen o casi no tienen azúcar?

La respuesta es fácil: porque utilizan los llamados edulcorantes, un tipo de aditivo alimentario.

Entonces surge un cuestionamiento mucho más complejo y polémico: ¿Qué son los aditivos alimentarios? Conócelo en la Segunda Parte de este artículo…

 

 

Andrea Tinoco

Andrea Tinoco

Nutricionista de profesión, defensora de la alimentación natural, amante de la vida y de la Tierra, le gusta probar nuevos sabores, aprender sobre culturas ancestrales y conocer lugares diferentes. Cree firmemente que la alimentación puede ayudar a la humanidad a expandir la consciencia y cambiar un modelo de producción a través de los hábitos de consumo.
Andrea Tinoco