Aparte de pinos, robles y sauces, en el Parque Natural Ramat HaNadiv de Israel crece una especie nueva: un árbol que se alimenta de energía solar y que constituye una una fuente de energía eléctrica y da wi-fi.

Tiene la forma de un árbol, se ve como tal y al igual que él vive gracias a la energía solar. Sin embargo, no es un árbol convencional. Se trata de árboles solares, provistos de paneles que brindan energía gracias al sol, convirtiéndose en puntos de acceso a Internet y puertos USB para quien quiera usarlo.

Los árboles solares o Acacias, nombre tomado del árbol original debido a su parecido, son armatostes de metal en cuyas ramas se han instalado hasta siete paneles solares que captan la energía del Sol y la convierten en energía utilizable para el ser humano. De esta manera y gracias a su batería de repuesto, este sistema puede seguir funcionando aún en los días nublados.

Instalados en el Parque Natural Ramat Hanadiv, al norte de Israel, tienen un costo de 100 mil dólares. Además, cada uno de ellos puede generar 1.4 kilowatts, suficiente energía para hacer funcionar hasta 35 laptops. Finalmente, en las noches, puede iluminar el área circundante gracias a que cuenta con luces LED.

Creación del emprendedor israelí Michael Lasry, quien ya viene trabajando en otros modelos de este árbol, y sueña con que varias ciudades copien este ejemplo y se introduzcan así al Internet brindando ciudades interconectadas y ambientalmente responsables.

Para futuros árboles solares, Lasry incluirá tecnología para condensar el agua del aire, así como tecnología touchscreen o pantalla táctil que permitirá navegar por Internet sin necesidad de una laptop.

 

 

* Con información de Pro Expansión y Renovables Verdes

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza