El deseo sexual inhibido puede ser un problema complejo que requiera de ayuda profesional. Si la frecuencia de las relaciones sexuales se ha convertido en un asunto problemático en tu relación, lo mejor que pueden hacer es juntos ir y consultar a un terapeuta sexual.

Si tu propio nivel de deseo repentinamente ha descendido de manera drástica, particularmente si tienes más de 40 años de edad, consulta a un doctor en medicina que entienda de desequilibrios hormonales y sepa tratarlos, ya que esto podría ser la causa del problema, dice el Dr. Eugene Shippen, un médico de Shillington, Pensilvania.

Para lograr que tu relación - y también tu vida sexual- vuelva a ser fresca y apasionada, los dos tienen primero que decidir que verdaderamente quieren tener intimidad. Aún así, no existe una receta milagrosa para lograrlo, pero sí hay pasos que recomiendan los profesionales en terapias alternativas:

 

  • Caricias: Investiguen sus zonas erógenas

 

 

Si ha pasado mucho tiempo desde la última vez que tuvieron relaciones sexuales placenteras o si han tenido relaciones con poco frecuencia durante muchos meses, quizá sea el momento de hacer un ejercicio que se llama 'la búsqueda de zonas erógenas', dice el Dr. Prosterman, Ph.D., un terapeuta sexual y terapeuta conyugal y familia con licencia de San Francisco.

El propósito de este ejercicio no es que se pongan sexy con la pareja sino que descubran cosas nuevas sobre la sensualidad del otro para que puedan introducir esa sensación de novedad a su vida sexual, dice

 

Toquen todas las áreas del cuerpo de su pareja - los pies, las piernas, el trasero, las caderas, el vientre, el pecho, la espalda, los brazos, las manos, el cuello, el rostro, los oídos - con caricias ligeras y cortas. Cuando uno termine, el otro comienza. Mientras estén haciendo este ejercicio, quien esté siendo acariciado le da una calificación al nivel de placer que le produce cada área acariciada en una escala de más de tres a menos menos, donde el cero es neutral.

Quizás también quieran hacer una ejercicio similar llamado 'caricias guiadas', en el que cada uno le dice a su pareja qué tipo de caricias genitales encuentra sexualmente estimulantes.

"Sean muy específicos", dice el Dr. Prosterman. Por ejemplo, la mujer podría decir, "El glande de mi pene es demasiado sensible para esas caricias tan firmes".

Tengan presente que este tipo de comunicación durante un encuentro sexual a menudo conduce a la frustación. "Es mucho mejor tomarse un tiempo mientras no estén teniendo relaciones sexuales para descubrir cómo les gusta ser acariciados y tocados", dice el Dr. Prosterman.

 

 

  • Medicina China tradicional: hierbas que aumentan el deseo

 

 

 

Se cree que diversas hierbas chinas ayudan a estimular el deseo sexual, dice Christopher Hobbs, un herbolario y experto en medicina china tradicional de Santa Cruz, California.

Él recomienda tomar un suplemento de una o más de las siguientes hierbas y fórmulas herbarias chinas: ginseng coreano (Asian gingseng, panax ginseng), aligustre (ligustrum), denodrobium o la fórmula china llamada pastillas de té de ocho sabores (8 - Flavor Tea Pills). Sigue las dosis recomendada en la etiqueta del producto.

 

 

 

 

⇒ Tomado del libro de Curas Alternativas de Bill Gottlieb, autor de Nuevas Alternativas para sanar naturalmente

 

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza