Consiente a tu mascota con esta deliciosa receta casera

Esta es una receta casera, un plato sano, nutritivo y sabroso, seguramente tu mejor amigo te va a amar por compartir esta delicia.

Beneficios:

El arroz con pollo es ideal para perros con diarrea o problemas digestivos, es muy suave y digerible además de nutritiva. La cantidad que debemos administrar a nuestro perro va en función de su tamaño

Ingredientes:

Arroz: Podemos optar por arroz blanco, ya sea de grano largo o corto y redondo, o por arroz integral. Si elegimos este último, debemos saber que el arroz integral tiene mucha fibra, por lo que es menester que no abusemos de este ingrediente y que lo alternemos con el arroz blanco, porque puede provocarle diarrea al perro, así como malestar intestinal.
Pollo: Lo ideal es buscar partes limpias, sin huesos ni tendones. Por ello, los expertos recomiendan utilizar pechugas y trocearlas para facilitar su cocinado.
Agua: Para hervir los dos ingredientes.

Preparación:

Lo primero que debes hacer es quitarle la piel al pollo, la piel del pollo es pura grasa y no es buena para los perros ya que es excesiva.

Cocina el pollo primero (tarda alrededor de unos 15 a 20 minutos). Si eliges cocer las pechugas enteras o utilizas otra parte del pollo que contenga huesos, tendrás que dejar la carne más tiempo para asegurarte de que esté bien cocinada y después desmenuzarla con cuidado para que no se escape piel, grasa o huesos que puedan resultar perjudiciales para el animal.

Luego, deja enfriar el pollo y cocina el arroz en el caldo del pollo. Recuerda que por dos tazas y media de caldo verteremos una de arroz.

En el instante en el que el agua con el arroz vuelva a hervir, bajaremos el fuego y lo dejaremos veinte minutos cociendo a fuego bajo para que el arroz esté en su punto, ni duro ni pasado. Si elegimos arroz integral, tendremos que dejar el arroz más tiempo, unos cuarenta y cinco minutos, puesto que el grano es más duro y necesita más tiempo de cocinado.

Mezcla y sirve

Una vez que esté cocido, lo retiras del fuego y esperas que se enfríe. Después mezclas el arroz con el pollo y sirves un poco en el plato del perro. Si no le sienta mal y le gusta, podemos añadir un poco más en la siguiente ocasión.

Lo bueno de esta receta casera es que puedes hacer bastante para algunos días, así evitas cocinar todos los días. Simplemente debes almacenarla en tuppers y guardarla en el refrigerador para que se conserve bien.

 

→ Con información Mundo Animalia y Soy un perro

Denisse Espinoza


Cart
  • No products in the cart.