La Homeopatía es un sistema de medicina alternativa que fue desarrollado en el siglo XIX por el doctor alemán Samuel Hahnemann. Este sistema de medicina se basa en un principio antiguo llamado la Ley de Similares.

La esencia de esta ‘ley’ es que cualquier sustancia que puede producir síntomas de enfermedad en una persona sana puede ayudar a alguien que está enfermo y que presenta los mismos síntomas.

Las medicinas (o remedios) homeopáticos han sido aprobados por la Dirección de Alimentación y Fármacos (FDA por sus siglas en inglés) y se derivan de muchas fuentes naturales, incluyendo plantas, metales y minerales.

Estas sustancias se usan en forma diluida. De hecho, se diluyen tanto que en algunos casos, no queda ni una sola molécula de la sustancia original. Paradójicamente, la potencia de las medicinas depende de su dilución: entre más diluido esté un remedio, más potente es.

 

¿Cómo funciona?

La homeopatía se usa alrededor del mundo porque es evidente que funciona. Sin embargo, la manera en que funciona sigue siendo un misterio. Una teoría es que el método único que se sigue para diluir los remedios deja impreso el ‘patrón de energía’ del ingrediente activo en el agua que se usa para diluirlo.

Se piensa que este patrón de energía puede estimular la energía auto-curativa del cuerpo.

 

¿Qué puede hacer por ti?

Se puede usar para tratar casi cualquier afección, incluyendo problemas agudos que van desde un dolor de espalda repentino hasta infecciones como resfriados, catarros y gripe. La homeopatía también es eficaz para los problemas digestivos y para tratar lesiones menores que requieren de primeros auxilios, como picaduras de insectos, quemaduras menores, torceduras o moretones (cardenales).

Cuando se usa bajo la supervisión de un profesional, es igualmente eficaz para tratar afecciones crónicas como enfermedades cardíacas, artritis, diabetes, alergias o problemas emocionales duraderos como la depresión. Sin embargo, para que sea eficaz en el tratamiento de enfermedades serias, un profesional entrenado debe ser quien selecciones los remedios homeopáticos según las características de cada individuo.

 

¿Es segura?

Las medicinas homeopáticas son complementarias no tóxicas. Se pueden administrar a niños, mujeres embarazadas y ancianos con seguridad. Sin embargo, si está usando la homeopatía para el cuidado de la salud en casa, hay ciertas reglas que necesita seguir.

Siempre habla primero con el profesional en el cuidado de la salud que generalmente te atienda para asegurarte que tu afección no sea una que requiera de atención médica inmediata.

Toma un solo remedio a la vez, ya que combinar remedios hace que disminuya su eficacia. Asegúrate de seguir cuidadosamente las instrucciones relativas a la dosis y deja de tomar el remedio tan pronto como notes mejoría, ya que, en casos raros, pueden empeorar los síntomas si tomas demasiado remedio.

Si los síntomas persisten después del auto-tratamiento, consulta a un homeópata profesional o al profesional en el cuidado de la salud que los esté haciendo.

Por último, nunca trates padecimientos crónicos y serios sin la supervisión de un profesional.

 
⇒ Con información del libro de curas alternativas de Bill Gottlieb, autor de nuevas alternativas de curarse naturalmente

 

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza