“Desde el lunes comenzaré una nueva vida”… “Empezaré a ir al gimnasio, a hacer dieta”… “Desde hoy vuelvo a leer por las noches”… Cada persona se traza periódicamente algunas metas pero muchas veces no las alcanza, entonces comienzan las postergaciones: para el mes siguiente, para dentro de dos meses, o incluso para el año que viene…

A veces sí ocurre que comienzas a hacer lo que habías planeado pero, por ejemplo, luego de haber entrenado tres veces por semana varias horas al día repentinamente lo dejas todo de lado para siempre, o al menos por un periodo considerable de tiempo ¿Por qué ocurre eso? Porque la carga es demasiado grande, porque te sientes cansado y aún no estás acostumbrado.

Querer pasar de 0 a 100 en un día solo dará como resultado que tu cuerpo y mente se resientan, se sientan cansados e incrementen las posibilidades de abandonar y tirar la toalla. Aprender una nueva destreza o adquirir hábito requiere trabajo, concentración y energía, así como una fase realista de recuperación.

Afortunadamente, existen algunos trucos que te ayudarán a alcanzar tu objetivo sin demasiado esfuerzo, y el Método Kaizen –conocido también como ‘La Regla Japonesa del Minuto’– es uno de ellos.

El Método Kaizen

La esencia de este método es ejecutar una determinada tarea cada día, a la misma hora, durante un minuto. Un minuto es muy poco tiempo y eso quiere decir que cualquiera puede hacerlo y la pereza no se interpondrá en su camino. Esas mismas tareas que no querías hacer durante media hora y para las que normalmente encuentras alguna excusa podrán ser fácilmente ejecutadas durante 60 cortos segundos.

Saltar la cuerda, hacer flexiones de pecho, ejercitar un poco los músculos de los ojos, hacer algo de yoga, leer un libro en otro idioma… nada es difícil cuando sabes que solo ejecutarás esa tarea durante un minuto. Por el contrario, es motivo de alegría y satisfacción.

Y es precisamente dando pequeños pasos que puedes alcanzar resultados que seguramente ni te imaginabas. Es también muy importante el hecho de que vencerás a esa vocecita en tu interior que te repite que no podrás hacerlo, dejarás de lado el sentimiento de culpa, impotencia y disfrutarás de la agradable sensación del deber cumplido.

Una vez inspirado, seguro y motivado podrás aumentar el tiempo a cinco minutos (siempre de a poco) y así sucesivamente. Luego, casi sin darte cuenta lograrás pasar media hora o más tiempo haciendo lo que siempre habías querido hacer. ¡El progreso será evidente!

En japonés, la palabra “Kaizen» se compone originalmente de otras dos palabras “kai”, que significa “cambio”, y “zen” que quiere decir “sabiduría”. El autor de este concepto es Masaaki Imai. Él piensa que Kaizen es una verdadera filosofía de vida que puede ser utilizada exitosamente en el área de los negocios y en la vida privada. Aunque no lo creas, muchos procesos de control de calidad en las fábricas tienen que ver con el Kaizen.

Puede que a los occidentales nos parezca que este método japonés no es efectivo porque nos han enseñado que no es posible obtener buenos resultados sin una cantidad enorme de esfuerzo, pero también es cierto que proyectos maratónicos que exigen gran cantidad de energía y esfuerzo pueden acabar por hacer que la persona se derrumbe y no obtener resultado alguno.

Sin embargo, el método Kaizen es útil para todos y puede ser adaptado a cualquier esfera de la vida, ponlo en práctica y pronto notarás los resultados. No lo olvides: hasta el camino más largo comienza con solo paso, y no tiene nada de malo en que sea corto.

 

 

 

⇒ Visto en Genial Gurú

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza