• Saltar de la cama

El despertador estridente rompe en mil añicos tu sueño y hace que salgas disparado de la cama, en otras palabras, tu despertar es brusco. Trata de llevar algo de relajación a tu amanecer, de lo contrario pondrás en riesgo el bienestar de tu columna, te contracturas con más facilidad y te despiertas con mal humor. Tómate tu tiempo para levantarte, estira tus músculos girando el cuello y luego abrazando tus rodillas.

  • Dejar las cortinas cerradas

Te levantas, pero las cortinas permanecen cerradas ¡Esto es un gran error!. La luz solar contribuye a activar el organismo, mientras que la oscuridad induce al sueño. Por lo tanto, si no quieres dormirte de nuevo y llegar tarde al trabajo, será mejor que ni bien te levantes corras las cortinas. Esta es una medida simple, pero muy efectiva.

 

  • Postergar las actividades más reconfortantes

La mayoría de las personas dejan las actividades más placenteras de su rutina para el final del día, cuando ya no les queda energía para nada. Lo ideal es que también realices labores agradables por la mañana.

Esta es una excelente estrategia para comenzar el día con el mejor humor. Disfruta de tu latte con canela en el desayuno o aprovecha para mensajearte con tus amigos. Estos gestos sencillos son ideales para empezar con una mejor pisada.

 

  • Programar el despertador antes

Tienes que levantarte a las siete, pero adoras que tu despertador suene para poder disfrutar de unos minutitos más entre las sábanas. Sabías que este hábito hace que tu despertar sea mucho más complicado. Por lo tanto, trata de eliminarlo. Si tienes que levantarte a las siete, programa tu despertador para esa hora ni antes, ni después.

 

  • Desayunar y hacer ejercicio

Por falta de tiempo, muchas personas desayunan y salen corriendo al gimnasio. Esto puede resultar sumamente perjudicial para la salud y termina por enlentecer el metabolismo. Pero no te entusiasmes, la solución no es dejar de hacer ejercicio.

Antes de emprender la actividad física, come algo liviano como una banana o una barrita de cereal. Realiza tus ejercicios y luego dedícate a desayunar con carbohidratos, como la avena y lácteos bajos en grasas.

 

 

⇒ Con información de IMujer

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza