No todas las personas son conscientes del bienestar que una casa ordenada produce en nuestra vida y mente. Sin embargo la japonesa Marie Kondo lo tiene muy claro por eso se ha convertido en un fenómeno superventas gracias a su revolucionario y eficaz sistema para mantener ese orden de forma definitiva.


La gurú del orden

Esta joven experta en organización lleva casi cuatro millones de libros vendidos y la revista Times la ha incluido en su lista de las 100 personas más influyentes del mundo en 2015. Kondo asegura que desde pequeña vivía obsesionada con el orden. Empezó a leer revistas de decoración con cinco años y con quince se dedicó a estudiar seriamente el arte del orden y la organización. Ahora es consultora y se dedica a visitar casas y oficinas para aconsejar a quienes tienen dificultades para poner este deseo en práctica. Después de seguir muchos métodos de organización, ha llegado a la conclusión de que la conciencia y la perspectiva de una persona sobre su propio estilo de vida es mucho más importante que cualquier habilidad para clasificar o almacenar. El orden depende de valores personales sobre cómo desea uno vivir.

 

Aprende a tirar y ordenar de verdad

Sí, así como lo lees, hemos dicho tirar (o dar, donar o reciclar). Porque para poner en orden y organizar bien la casa primero hay que deshacerse de cosas, aunque a veces duela.

 

Las prendas en vertical

Es uno de los aciertos del método KonMari: todo es más fácil de ver y el espacio se aprovecha mejor.

 

¿Qué usas realmente?

Ordenar la ropa es el primer paso del método KonMari. Quédate solo la que usas, te queda bien y te hace feliz. Marie dice que debes coger los objetos uno a uno con las manos. Solo así podrás saber si los quieres o no. Piensa en si te hace feliz, en su uso... y si decides no quedártelo déjalo ir con gratitud (por los buenos momentos compartidos).

 

 

Lo de otras temporadas

Es lo primero que debes seleccionar porque no lo necesitas ahora. Sigue con la ropa de la temporada en curso y, después, con los complementos. Cuando la guardes, olvídate de la separación por temporadas, para Marie es mejor tener todo siempre a mano.

 

 

No guardes de más

Quédate solo con lo que realmente te encanta y no guardes la ropa que te da pena tirar para estar por casa o como pijama (la acumularás y seguirás sin ponértela). Cuando acabes de escoger la ropa, lo habitual es que te quedes con un tercio de toda la que tenías.

 

 

Menos ropa colgada

Cuelga solo la ropa que 'necesita' ir colgada, como las camisas delicadas 
o las chaquetas. En el espacio en el que cuelgas 10 prendas puedes guardar dobladas entre 20 y 40 prendas. Agrúpalas por categoría y pon lo más largo y pesado a la izquierda y lo liviano a la derecha.

 

 

No apiles mucho

Si lo haces no eres consciente de lo que tienes, las prendas del fondo se olvidan y las de debajo se aplastan. Aunque sean voluminosas, como las toallas, guarda en vertical.

 

 

Cuida los calcetines

No los guardes hechos una bola, sino por parejas y doblados para que puedan ir en vertical. Haz lo mismo con las medias. Y no abuses de las soluciones de almacenaje (casilleros, contenedores...), los métodos de almacenaje tienden a complicar el orden. Evita poner nombres a todo, es 'ruido' en el armario.

 

 

Un truco para los bolsos

Guárdalos unos dentro de otros (nunca más de dos). Deja las asas por fuera.

 

 

Objetos varios

Es lo que en japonés se llama "komono" e incluye CDs, aparatos, maquillaje, papelería, costura... Para Marie Kondo, al no tirar muchos de estos objetos lo que hacemos es aferrarnos al pasado. El espacio en el que vivimos debería ser para la persona en que nos estamos convirtiendo no para la persona que fuimos en el pasado. Quédate solo con aquellos que te "toquen el corazón". Puedes empezar por las fotos.

 

 

 

⇒ Con información de El Mueble y Westwing 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza