En tu vida cotidiana y mientras limpias tu hogar, evita cometer estos errores de limpieza que pueden enfermarte.

En muchas ocasiones cuando caemos enfermos, lo primero que hacemos es hecharle la culpa a factores externos, fuera de nuestra casa, sin pensar que podemos caer en ciertos errores de limpieza que pueden convertirse en una trampa para pequeñas enfermedades, especialmente las que afectan las vías respiratorias y el sistema digestivo. ¡Conócelos!

1.- Descargar el inodoro con la tapa abierta

Durante la descarga y aunque no lo notes, una columna de hasta un metro y medio de agua y heces se eleva, salpicando de bacterias todo el cuarto de baño.

¡No lo olvides… Cierra siempre la tapa del inodoro antes de descargar!

 

2.- Ordernar la cama apenas te levantas

Tu cama puede albergar hasta 1.5 millones de ácaros que se alimentan de células muertas de la piel y el sudor que libera el cuerpo mientras duermes. Cuando tiendes tu cama, los ácaros quedan atrapados entre las sábanas.

Lo mejor que puedes hacer en las mañanas es abrir las ventanas dormitorio, sacudir la cama y dejar la cama sin arreglar por 30 minutos. Con la ayuda del aire fresco y el sol, se deshidratarán y morirán.

También, si deseas combatirlos, esparce bicarbonato de sodio en tu colchón, aspira y tiende la cama.

 

3.- Lavar el pollo

Hace unos años, la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA por sus siglas en inglés) ya había advertido que lavar el pollo antes de cocinarlo aumenta el riesgo de propagación de la bacteria campylobacter en las manos, las superficies de trabajo, la ropa y utensilios de cocina a través de la salpicadura de gotas de agua.

La carne de pollo hace que pasen a nuestras manos bacterias como el campylobacter, una bacteria que provoca vómito y diarrea. Lo mejor es utilizar guantes al lavarlo.

No olvides cocinarlo muy bien para que los microorganismos se destruyan.

 

4.- Utilizar la esponja para lavar todo

Aunque parezcan limpias, estas herramientas de limpieza pueden contener unos 7 billones de bacterias que terminan esparcidas sobre las superficies domésticas.

Esto produce contaminación cruzada entre manos y alimentos. Para evitarlo, se debe renovarla máximo cada 15 días. También debes usar una esponja para cada tarea, de la misma forma los trapos.

 

5.- Mezclar cloro con otros productos de limpieza

Lava vajillas, limpia cristales y desinfectantes al mezclarse con cloro, liberan gas cloro, una mínima exposición a este gas causa problemas respiratorios y oculares.

Aquí te compartimos los productos que NO SE MEZCLAN:

Cloro + Alcohol = PELIGROSO

Cloro + Amoniaco = PELIGROSO

Cloro + Vinagre = PELIGROSO

Cloro + Productos de limpieza = PELIGROSO

Bicarbonato + Vinagre = EXPLOSIÓN si se mezclan en recipientes CERRADOS

Vinagre + Agua oxigenada = IRRITACIONES

Productos de limpieza de distintas marcas

 

6.- No ventilar el área después de limpiar

Los productos de limpieza despiden sustancias tóxicas que pueden provocar problemas respiratorios y afectar la salud de los pulmones.

Intenta utilizar productos de limpieza naturales o fabricados en el hogar.

Es muy importante que no olvides que al finalizar la limpieza, debes ventilar el espacio.

 

7.- No limpiar el lavavajillas

Estos equipos se obstruyen con los residuos del jabón y alimentos lo que conducirá a su putrefacción y moho causando problemas de salud como irritación de garganta, tos y enfermedades respiratorias.

Acostúmbrate a lavarlo después de cada uso. Retira los residuos de comida y actívalo vacío a una alta temperatura.

 

Toma en cuenta todas estas recomendaciones y evitar estos errores de limpieza para no enfermarte, ni enfermar a tus seres queridos.

 

 

⇒ Con información de I24 Mujer, Cocina Delirante

Denisse Espinoza