En este post conocerás tres etapas que le permiten al/a niñ@ aprender a identificar las letras (consonantes y vocales) para leer y escribir. Si no hay avance en el proceso de lectoescritura a pesar de todos los esfuerzos, podría existir un bloqueo en alguna de esas etapas, por lo que es conveniente resolverlas para lograr el aprendizaje.

Etapa 1: Confusión o fusión

Esta etapa inicia cuando las estructuras del sistema nervioso se encuentran operativas en el vientre materno y seguirá activa hasta los dos o tres años.

En esta etapa el bebé no diferencia entre lo real y lo imaginario. Él tiene una percepción abierta y no se reconoce a él como sujeto, por lo tanto, el embrión está sintiendo 100% lo de su madre, y viviéndolo como propio.

Es importante recordar que somos de acuerdo a los impactos mentales y emocionales que guardamos. En esta primera etapa, aunque el niño/a ve algunas letras, no los puede comprender y si intentara representarlas haría algunos símbolos sin mucha diferenciación, pues para él/ella todos son lo mismo.

Si un pequeño de cinco o más años, se comporta como lo acabamos de describir, podría ser que hubo uno o más eventos traumáticos en el vientre materno y/o desde los uno a los tres años de vida, por lo que resultaría conveniente resolverlo para favorecerle un proceso de aprendizaje sano, sin presiones.

 

Etapa 2: Jerarquización/Oposición de la información

Esta es la etapa del ‘No’ y corresponde entre los dos-tres hasta los cinco-seis años.

En esta etapa, como en la primera, sigue habiendo una percepción ‘sin yo’. De esta manera, sigue abierta a todos los impactos mentales y emocionales, en especial los de la madre con quien se encuentra en simbiosis total.

¿Qué quiere decir esto?

Quiere decir que el niño percibe en su sistema nervioso los impactos de la madre como si el impacto fuera él. De esta manera, graba en su sistema nervioso, células y cuerpo todo lo que la madre piensa, siente y vive.

El niño reconoce los opuestos en esta etapa: arriba, abajo, frío, caliente, etc, lo que a la vez lo estimula a decir NO, oponiéndose a lo que le rodea.

Es en esta etapa en la que el niño puede distinguir las vocales de las consonantes.

Si él tiene más de siete años y aún no reconoce la diferencia entre vocales y consonantes, convendría revisar cómo vivieron la madre y el niño de los 0 a los seis años, con el fin de identificar situaciones traumáticas que podrían obstaculizar el correcto desarrollo cognitivo.

La situación del padre también interesa, pero es la relación con la madre la que determina significativamente la percepción del niño.

 

Etapa 3: Asociación o Similitud de Información

Esta etapa corresponde a los cinco o seis años, pues si bien la anterior cubre esta edad, es en este periodo cuando se produce la asociación de información.

Esta es la etapa de los grandes aprendizajes: es cuando el niño aprende a leer y el cerebro está listo para encontrar y asociar las semejanzas. De esta manera, sabrá asociar los sonidos de las consonantes y las vocales para formar sílabas, conformar palabras y por último frases. En este punto el niño sabe el significado de lo que está leyendo.

Si el niño tiene más de siete años y aún no asocia las vocales y las consonantes y/o no comprende la información recibida, convendría revisar qué situaciones vivieron (él/su madre) en las etapas anteriores, pues es importante recordar que el proceso de estimulación inicia desde la etapa embrionaria, por lo tanto, entre más sano el desarrollo desde el inicio, más propenso se estará para aprender de manera fácil.

Espero que esta información te resulte útil. Pregunta o comenta si como padre, docente o adulto cuidador has observado algunos de los puntos descritos en el post y cómo los has vivido.

A muchos les servirá darse cuenta que no son los únicos que atraviesan por este tipo de situaciones.

Estar educados nos ayuda a educar de manera más completa en todas las etapas y así podemos hacer del aprendizaje en los niños algo más alegre y dinámico que stressante y castrante.

 

 

⇒ Con información de www.tutorlistic.com

Karen Camargo