El Feng Shui se traduce como viento y agua. Esta ciencia milenaria estudia el flujo de la energía o Chi en el paisaje para determinar cómo influyen en las viviendas y en las personas que las habitan.

Fue así conocida por sus ancestros orientales, quienes practicaban en su vida diaria la observación de la naturaleza y sus ciclos.

A través de la práctica del feng shui generamos una energía armónica en todos los ambientes de la casa; para que nuestros espacios se conviertan en la tierra fértil en la cual nuestros afectos, nuestra salud y nuestros proyectos podrán germinar y desarrollarse plenamente.

Historia

Los chinos eran muy cautelosos y cuidadosos al momento de escoger el sitio para sus viviendas, ya que era de vital importancia escoger un buen sitio, que brindara protección y progreso a sus habitantes, porque en caso contrario, éstos podrían tener la desdicha de pasar hambre o entrar en guerra.

Este oficio era realizado por aquellos que eran considerados más expertos, por lo cual eran los mas sabios y ancianos quienes podrían realizar aquellas tareas en virtud de sus amplias vivencias, éstos a su vez, fueron pasando los conocimientos de generación en generación hasta lo que hoy conocemos en nuestra actualidad como el Feng Shui.

 

Las 3 claves del Feng Shui

Tu casa tiene tres puntos claves para el feng shui: la entrada, la cocina y los dormitorios. En estos tres ambientes se resuelve el 90% del feng shui del interior de tu casa.

  • La entrada definirá la calidad de la energía que ingresa a tu casa.
  • La configuración de la cocina influirá sobre la calidad de energía que reciben los alimentos y la prosperidad de la familia en general.
  • El dormitorio es decisivo para tu recuperación, salud y vínculos afectivos.

 

¿En qué se basa esta ciencia milenaria?

En el feng shui todo está vivo. Todo está relacionado. Como está nuestra casa es el reflejo de cómo estamos nosotros.

Nuestra casa y los objetos que nos rodean son nuestro reflejo, y no podrán ser más equilibrados o armónicos de lo que nosotros mismos seamos.

Si cambiamos nuestra casa o lugar de trabajo, también cambiaremos nosotros. Lo podremos poner en práctica a través de un orden y limpieza.

La armonía que propone esta ciencia se basa en principios bien establecidos de la metafísica china: el equilibrio Yin Yang, la teoría de los cinco elementos, el Ba Gua y el concepto de la energía Chi.

 

  • YING YAN

El Yin y el Yang son las dos polaridades de la energía Chi. Yang es lo luminoso, activo y expuesto. Las áreas más activas o yang de una casa son su entrada, la cocina y las áreas sociales (living).

Yin, en cambio, es lo oscuro, lo pasivo y lo reposado. Los dormitorios y los baños son las áreas yin de una casa.

Lograr en la casa y en nuestra propia vida el equilibrio de los opuestos Yin Yang, entre la actividad y el descanso, entre la prosperidad y la salud, es el principal objetivo de la práctica del feng shui.

 

  • EL CHI

Chi significa aire o aliento, en el feng shui es un sinónimo de la energía vital que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos.

La energía Chi es fluida, se mueve y se concentra de acuerdo a ciertos principios.

Los parques y espacios abiertos, los cuerpos de agua naturales o artificiales, son beneficiosos para la energía de Chi de nuestra vivienda.

En cambio, los edificios con formas agresivas, las antenas y las autovías con tránsito muy intenso generan Sha Chi, que es la forma destructiva o dañina de la energía.

Algunos textos se refieren a ella como “dardos envenenados”. Ciertos objetos, como los espejos, colgantes y luces, pueden desviar el Sha Chi y proteger nuestra vivienda, son las Nueve Curas del Feng Shui.

Los Cinco Elementos

La teoría de los Cinco Elementos nos dice que la energía de la Naturaleza, el Chi, se expresa a través de cinco fases: el Fuego, la Tierra, el Metal, el Agua, la Madera.

Los Cinco Elementos proporcionan la base formal para razonar las curas o soluciones del feng shui; es el fundamento de las fórmulas de la brújula, de la astrología y la numerología china, del calendario y de la medicina china.

En nuestra casa, los cinco elementos pueden materializarse mediante ciertos objetos (ver ilustración debajo). La teoría de los cinco elementos también se puede aplicar a los colores.

 

El Ba Gua o pa kua

El Ba-Gua (ocho gua o trigramas) es un conjunto de símbolos que describe ocho fuerzas que operan en todo el universo y que también se pueden reconocer en una casa.

Hay muchas fórmulas que derivan del Ba Gua, todas requieren del uso de una brújula.

Por ejemplo, los sectores del Ba Gua se pueden relacionarse con determinadas profesiones.

Una manera sencilla de usar el Ba Gua es buscar en la figura debajo el sector del Ba Gua más afín a tu profesión y activarlo con el elemento correspondiente.

Ejemplos:

Tip 1: Si tu profesión tiene que ver con la imagen (actor, político, esteticista, cosméticos) activa el sur con el elemento Fuego.

Tip 2: Si tu profesión tiene que ver con alimentos y cuidados(nutrición, alimentos, enfermería, geriátrico, nursery, inmuebles, agricultura y ganadería) activa el sudoeste con el elemento Tierra.

Tip 3: Si tu profesión tiene que ver con la voz o la boca (locutores, cantantes, dentistas) activa el oeste con el elemento Metal.

Tip 4: Si tu profesión tiene que ver con las finanzas, el liderazgo o las maquinarias (Banqueros, CEO, ingenieros) activa el noroeste con el elemento Metal.

Tip 5: Si tu profesión tiene que ver con transportes o planificación (turismo, viajes, transporte, planificación estratégica) activa el norte con el elemento Agua.

Tip 6: Si tu profesión tiene que ver con concentración o instrospección(administrativos, spa, terapeutas, montañistas) activa el noreste con el elemento Tierra.

Tip 7: Si tu profesión tiene que ver con la destreza física (Deportistas, fuerzas de seguridad, acróbatas) activa el este con ele elemento Madera.

Tip 8: Si tu profesión tiene que ver con la actividad intelectual (Educadores, investigadores científicos, escritores) activa el sudeste con una combinación de Agua y Madera.

 

¿Cómo sé si necesito Feng Shui?

La experta en Feng Shui, Erika Suberviola asegura que hay muchos indicios que avisan de que algo en nuestras vidas, ya sea de forma personal o laboral, no marchan como quisiéramos o deberían ir, como por ejemplo…

El insomnio o sentir que ese hogar no es tu lugar son algunas señales de que algo no marcha bien.

«Un largo etcétera de desajustes personales por los que pasamos hoy en día están siendo influidos por el entorno en el que vivimos a través de todo lo que nos rodea», aclara la interiorista Erika Suberviola.

 

 

⇒ Con información de Fengshui Mundo y Significados

Denisse Espinoza