De un momento a otro -casi sin que te des cuenta- uno o ambos de tus ojos está rojo, hinchado y lagrimea; quizá también tiene comezón y una secreción amarillenta. Estos síntomas significan que sufres de conjuntivitis, que es una inflamación de la membrana mucosa llamada conjuntiva, que reviste el párpado interno y el ojo.
Cart
  • No products in the cart.