Te han diagnosticado cáncer de mama, una enfermedad potencialmente mortal. Y como si esa noticia no fuera lo suficientemente inquietante, ahora también tienes que considerar todas las opciones de tratamiento para extirpar el tumor y prevenir una recurrencia, mastectomía, tumorectomía y disección axilar, radioterapia, quimioterapia y terapia hormonal.

Sin embargo, junto con estas opciones, existe otra alternativa que puede ayudarte a vivir más tiempo que la persona común diagnosticada con cáncer de mama.

"El único factor científicamente comprobado que prolonga la vida promedio de mujeres con cáncer de mama es un cambio de estilo de vida", dice el Dr. Charles Simone, director del Centro Protectivo Simone para el Cáncer en Lawrenceville, Nueva Jersey.

¿Por qué es tan importante el estilo de vida? "El cambio en estilo de vida deja alimentar al tumor y fortalece al inmunitario para que pueda combatir el cáncer con mayor eficacia", dice el Dr. Simone.

La variación más importante, dice, es eliminar los alimentos que, según lo que él cree, contribuyeron del 40 a 60% de todos los casos de cáncer de mama.

 

Alimentos: Deja de comer carne roja y productos lácteos

Según el Dr. Simone, más de 100 estudios científicos han demostrado que las grasas saturadas, es decir, el tipo de grasas que se encuentran en la carne roja y productos lácteos, pueden incrementar el riesgo de contraer cáncer.

"Las grasas saturadas que se encuentran en los alimentos mencionados  alimentan al tumor. Si eliminas esas grasas de tu dieta, lo cual lograrás en buena medida al eliminar la carne de res, puerco, cordero, ternera y los productos lácteos, el tumor crecerá más lento o incluso dejará de crecer".

Todos los productos lácteos, incluso aquellos como la leche descremada, contienen hormonas de crecimiento con las que se alimenta al ganado para mejorar la producción de leche, que potencialmente podrían fomentar el crecimiento de los tumores, cree Elizabeth Ann Lowenthal, D.O osteopatía y especialista en cáncer de Alabaster, Alabama.

"La industria de la leche utiliza muchas hormonas que promueven el crecimiento de células de cáncer de mama en pruebas de laboratorio", dice Elizabeth.

Además, es al menos teóricamente posible que el papilomavirus bovino que se desprende de la ubre de las vacas lecheras pudiera causar el efecto de promover la formación de tumores en el tejido mamario humano.

Este virus se encuentra comúnmente en las vacas y está estrechamente relacionado con el papilomavirus humano que se ha vinculado con el cáncer cervical en humanos.

De hecho, la Dra. Lowenthal tiene la teoría de que la razón por la cual la tasa de cáncer de mama en países occidentales ha crecido a una velocidad tan acelerada podría ser el creciente consumo de productos lácteos.

Por este motivo, ella aconseja a todas sus pacientes con cáncer de mama que eliminen los productos lácteos de su alimentación y que tomen diariamente un suplemento de 1500 miligramos de calcio que contenga vitamina D.

 

Alimentos: Mejor guarde las golosinas

Independientemente de que el azúcar que consumas sea sucrosa (azúcar blanca refinada) o la fructosa, la maltosa o la dextrosa (azúcares naturales que también se usan como edulcorantes comerciales), todas se convierten en glucosa, que es el azúcar que hay en la sangre.

Algunos profesionales en terapias alternativas creen que las células cancerosas dependen de un proceso metabólico que emplea la glucosa como combustible, dice la Dra. Lowenthal.

"Una de las primeras cosas que les pido a mis pacientes con cáncer de mama es que dejen de consumir azúcar", dice. Esto se puede lograr dejando de comer postres azucarados, dejando de agregarle azúcar a los alimentos, comiendo una cantidad limitada de fruta y bebiendo jugos de frutas solo una o dos veces a la semana.

 

Agua: que sea destilada

El Dr. Simone les pide a sus pacientes que compren un destilador de agua casero, que cuesta alrededor de $200. Él argumenta que el proceso de destilación elimina todos los carcinógenos posibles del agua potable, lo cual es indispensable para cualquiera a quien se le haya diagnosticado cáncer, dice.

 

Alcohol: Es imprescindible evitarlo

El alcohol es cancerígeno. Tomar dos o tres bebidas alcohólicas a la semana (una bebida alcohólica equivale a una copa de licor fuerte destilado, 4 onzas/120 ml de vino o 12 onzas/360 ml de cerveza) aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama, dice el Dr. Simone.

La misma cantidad de alcohol puede hacer que la tasa de crecimiento del tumor aumente el doble, dice. Por lo tanto, si te han diagnosticado cáncer de mama, no ingieras bebidas alcohólicas.

 

Tabaco: Húyale al humo propio y ajeno

Aproximadamente el 30% de todos los tipo de cáncer son causados por inhalar humo de tabaco, el cual está cargado de sustancias carcinógenas, dice el Dr. Simone. Este humo genera radicales libres, que son moléculas inestables que pueden dañar el ADN y provocar cáncer.

También acaba con las vitaminas antioxidantes como la vitamina C, que protegen contra el cáncer. Y además deteriora al sistema inmunitario, que es tu principal defensa contra el cáncer.

Si fumas, es más fácil que el cáncer se difunda a otras partes del cuerpo. También evita inhalar el humo de otros fumadores.

 

Ejercicio: Camina cuatro veces a la semana

El cáncer florece en un ambiente deficiente en oxígeno. El ejercicio aeróbico leve combate el cáncer al estimular el sistema inmunitario y oxigenar el cuerpo, dice el Dr. Simone.

Caminar es el tipo mas barato y conveniente de ejercicio aeróbico, dice. Si sus pacientes con cáncer de mama tienen más de 40 años de edad o no hacen ejercicio con regularidad, él les pide que se hagan pruebas para detectar factores de riesgo cardiovascular.

Si su sistema circulatorio está en condiciones normales, él les pide que comiencen con un programa de caminatas, incrementando gradualmente la velocidad y la distancia hasta que puedan recorrer dos millas (3 km) caminando aprisa, cuatro veces a la semana.

 

Reducción del Estrés: acalla tu mente

El estrés mental (una mente preocupada y sobrecargada) debilita al sistema inmunitario. La tranquilidad mental (una mente callada y calmada) te fortalece y un sistema inmunitario más fuerte puede brindar una mayor resistencia frente al cáncer.

El Dr. Simone sugiere cuatro maneras fáciles para que sus pacientes con cáncer de mama disminuyan el estrés mental.

  • Dúchate con agua caliente
  • Escucha música calmante
  • Reza o medita, ripitiendo un solo pensamiento o proceso (como observar su respiración) una y otra vez.
  • Busque la intimidad sexual, ya sea teniendo relaciones sexuales o solo abrazando y acurrucando a su pareja.

 

Gánale al cáncer con suplementos nutricionales

"Existen nutrientes específicos que han demostrado su capacidad para ayudar a retardar el avance del cáncer de mama", dice Patrick Quillin, R. D, Ph.D, director de nutrición de los Centros de Tratamiento del Cáncer de los Estados Unidos en Tulsa, Oklahoma.

Estas son sus recomendaciones para las pacientes con cáncer de mama. Él hace énfasis en que solo debe tomar estos suplementos con la autorización y bajo la supervisión de su doctor.

 

Ácido Linoleico conjugado: Auxilio para tu sistema inmunitario

El ácido linoleico conjugado (CLA por sus siglas en inglés) es un componente de la grasa que se encuentra en abundancia en los animales criados a campo abierto como el ganado, las ovejas, los puercos o los pollos que se les permite ir y venir, alimentarse libremente.

Los científicos tienen la teoría de que el CLA es parte de un receptor que se encuentra en la superficie de las células que le dice al sistema inmunitario si la célula es normal o cancerosa. Si ese receptor no tiene CLA y no funciona correctamente, el sistema inmunitario no reconoce a las células cancerosas y por lo tanto, no las mata.

El Dr. Quillin recomienda que las pacientes con cáncer de mama tomen 3000 miligramos al día de un un suplemento de CLA.

 

Genisteína: El potente anticancerígeno de la soya

Los estudios de investigación han demostrado que comer más productos de soya como el tofu (cuajado de la soya) puede disminuir tu riesgo de contraer cáncer. Y la sustancia anti-cancerígena más potente que contienen los productos de soya podría ser la sustancia química alimenticia llamada genisteína, dice el Dr. Quillin.

Los estudios de investigación han mostrado que la genisteína puede ayudar a matar las células cancerosas, impedir que un tumor se propague por todo el cuerpo y evitar que los vasos sanguíneos penetren el tumor.

Algunos doctores les han dicho a las mujeres con cáncer de mama que no coman más soya y que tampoco tomen suplementos de soya como la genisteína, porque la soya contiene fitoestrógenos, que son estrógenos naturales que tienen más o menos la mitad de la potencia de la hormona que se sintetiza en el cuerpo.

Pero en un estudio de investigación tras otro, se ha comprobado que los fitoestrógenos no incrementan el riesgo de contraer cáncer de mama ni aceleran el avance de la enfermedad. De hecho, la genisteína hace justo lo opuesto al retardar el desarrollo del cáncer, dice el Dr. Quillin.

Él recomienda que las mujeres con cáncer de mama tomen un suplemento de seis miligramos de genisteína al día, o bien, que coman más soya.

 

Coenzima Q10: Para ayudar a detener el crecimiento del tumor

Este suplemento ayuda a generar la energía celular que hace que su cuerpo funcione. En una persona joven y saludable, el cuerpo normalmente sintetiza la coenzima Q10 (que se abrevia como coQ10) que necesita. Pero en el envejecimiento o una enfermedad pueden causar una falta de coQ10, el mismo que puede resultar en un ambiente celular que favorece el crecimiento de tumores, dice el Dr Quilin.

En un estudio de la potencia de la coQ10 para combatir el cáncer, los científicos le administraron 90 miligramos al día de este suplemento a 32 pacientes de alto riesgo con cáncer de mama.

Seis pacientes, es decir, casi el 20% de las mujeres que tomaron el suplemento presentaron una regresión parcial de sus tumores. Cuando los investigadores aumentaron la dosis a 390 miligramos en una de estas seis mujeres entraron a remisión total.

"Si estos resultados se hubieran obtenido por tomar un medicamento, la gente hubiera salido a bailar a las calles y el precio de las acciones de la compañía farmacéutica se hubiera ido al cielo, dice al Dr. Quillin. Pero como este estudio fue de un nutriente, se prestó muy poca atención a los resultados".

El Dr. Quillin recomienda que las mujeres con cáncer de mama tomen 100 miligramos de coQ20 al día. Puede tomar este suplemento durante períodos prolongados con seguridad.

 

Guía de Cuidados Profesionales

Precaución: El cáncer es una enfermedad compleja y potencialmente mortal que requiere atención médica profesional. Algunos remedios alternativos pueden hacer que el cáncer empeore si no se usan correctamente. Por lo tanto, usa los remedios alternativos descritos en este capítulo solo como parte de un plan de tratamiento contra el cáncer guiado y supervisado por un médico calificado que tenga experiencia en el tratamiento y en medicina alternativa.

Si te está atendiendo un doctor convencional , hable con él antes de cambiar o suspender cualquier tratamiento médico o medicamento convencional y mantenga informado a todos sus médicos y/o profesionales en terapias alternativas sobre los tratamientos que está recibiendo.

 
Fuente: Libro de Curas Alternativas de Bill Gottlieb, autor de Nuevas alternativas para curarse naturalmente

 

 

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza