Un tipo de semejanza que no cambia. Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba. Cuando te familiarizas con la meditación, comienzas a comprender que siempre tienes acceso a la consciencia, la consciencia es ese conocimiento que tienes de ti mismo, de tu existencia, de lo que piensas, de lo que sientes y de lo que haces.

Vas a comprender por medio de la meditación que todo tiene un tipo de semejanza que no cambia, que es único y que está siempre vivo. Todo es semejante y todo fluye. De esas semejanzas vas a aprender y vas a comprender que ellas se parecen a tu propia vida, no necesariamente tiene que ocurrirte todo a ti para aprender y evolucionar.

Puedes aprender por medio de la semejanza al mundo externo; es decir, aprender sobre la naturaleza del Universo, de las circunstancias y sobre otras personas. Luego por comparación o semejanza, vas a llevar ese aprendizaje a tu mundo y cuando hagas esto, vas a comprender la verdadera naturaleza de las cosas. Con esta comprensión tendrás la visión correcta y evitarás el sufrimiento que te provoca vivir en la ignorancia.

Medita para aplacar tu sufrimiento o para desterrarlo.

Alicia [email protected]

Abogada, escritora, actriz, artista plástica, estudiosa de filosofías orientadas a la realización del ser y maestra de meditación
Alicia auarmat@hotmail.com