Cuando la temperatura empieza a cambiar, es común encontrar un aumento en el número de casos de resfriados o gripes. Pero, en lugar de tomar pastillas te invitamos a probar con aceites esenciales que hacen un maravilloso trabajo y que además ayudan a tu cuerpo a sanarse más rápido.


Para ayudar a humedecer el entorno puedes utilizar un humidificador las 24 horas del día, cuidando siempre de su limpieza según las instrucciones del fabricante. Si añades cinco gotas en el depósito, reduces los gérmenes y refrescas el aire.

Para obtener el máximo rendimiento de los aceites esenciales y sus beneficios, crea una mezcla con uno de estos aceites esenciales (12 gotas), y combínalos bien con 30 ml de un aceite portador, como el aceite de oliva prensado en frío, o aceite de coco. Durante todo el día, frota la mezcla en la palma de la mano, colocándolas sobre tus fosas nasales e inhala. En horas de la noche, para ayudar a aliviar los síntomas del resfriado y la gripe, frota la mezcla en la planta del pie.

También, un baño de 15 minutos de vapor o una ducha ayuda, pero sería ideal si le añades aproximadamente 10 gotas de aceites esenciales en la bañera o en una toalla colocada en el piso de la ducha. Respira profundamente mientras te bañas.

 

 

 

 

⇒  Con información de Todo Mail y Guia Tu Cuerpo

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza