Cada año, se diagnostica cáncer de la próstata en alrededor de 185.000 hombres. La próstata es una glándula del tamaño de una nuez y se encuentra debajo de la vejiga que suministra el líquido que transporta a los espermas durante la eyaculación.

«Yo creo que cada uno de estos hombres debería usar tratamientos alternativos contra el cáncer», dice el Dr. Michael Schachter, director del Centro Schachter de Medicina Complementaria en Suffern, Nueva York.

Tratamientos Alternativos contra el cáncer

Las terapias alternativas contra el cáncer incluyen tratamientos que salen del contexto de los tratamientos convenciones actuales (cirugía, radiación, quimioterapia y terapias antihormonales).

Mientras que el enfoque de la terapia convencional es eliminar el cáncer a toda costa, los tratamientos alternativos hacen énfasis en fortalecer las defensas del cuerpo para controlar la propagación del cáncer.

Los tratamientos alternativos se basan en el supuesto de que, bajo las circunstancias apropiadas, el cuerpo tiene la capacidad de curarse a sí mismo, dice el Dr. Schachter.

Las terapias alternativas contra el cáncer pueden disminuir el riesgo de morir a causa de otras afecciones como enfermedades cardíacas o diabetes y al mismo tiempo darte la posibilidad de prolongar tu período de sobrevivencia, aunque no existen estudios de investigación definitivos que comprueben esto.

El Dr. Schachter también recomienda terapias alternativas para aquellos que ya estén recibiendo tratamientos convencionales para el cáncer de la próstata, como cirugía, radiación o terapia hormonal.

Adicción

La adición de tratamientos alternativos puede disminuir algunos de los efectos secundarios que se relacionan con los tratamientos convencionales.

Él ha encontrado que las terapias alternativas ayudan a que funcionen mejor los tratamientos convencionales y aceleran la recuperación del paciente después de estos tratamientos.

Sin embargo, para obtener los mejores resultados, es necesario que un profesional con experiencia desarrolle un programa dietético con suplementos individualizado.

 

  • Coenzima Q10: Un combate cáncer en potencia

La coenzaima Q10 (que se abrevia como coQ20), es una bujía química que ayuda a todas las células del cuerpo a generar energía.  En un estudio, los investigadores le dieron 600 miligramos al día de coQ10 en una base de aceite a quince pacientes con cáncer prostático avanzado y vigilaron el avance de su enfermedad.

Después de un año, la coQ10 había detenido el cáncer de la próstata en cuatro de estos hombres y lo había revertido en diez más.

Aunque otros investigadores están tratando de replicar este estudio, el Dr. Schachter piensa que debido a que la coQ10 es relativamente segura y potencialmente benéfica, todos los pacientes con cáncer de la próstata deberían estar enterados de estos beneficios.

Sus pacientes generalmente toman 200 miligramos tres veces al día.

 

  • Selenio: Un antioxidante potente

«El Selenio es un mineral crucial en la batalla contra el cáncer de la próstata», dice el Dr. Schachter. En un estudio de investigación que incluyó a cientos de hombres, el consumo diario de 200 microgramos de selenio redujo la incidencia de cáncer prostático en un 60%.

El selenio es un antioxidante potente, es decir, un nutriente que ayuda a controlar los radicales libres, que son esas moléculas rebeldes que dañan las células y el ADN, provocando cáncer y otras enfermedades.

Aunque se necesitan hacer más estudio de investigación para corroborar estos resultados, el Dr. Schachter dice que el selenio es muy seguro y barato.

Sus pacientes con cáncer prostático toman de 400 a 600 microgramos de selenio al día, que es una dosis terapeútica elevada que solo debe tomarse con la aprobación y bajo la supervisión de un doctor.

 

  • Vitaminas C y E: Más auxilio antioxidante

El Dr. Schachter también dice que sus pacientes generalmente se ven beneficiados al tomar una variedad de antioxidantes, incluyendo 1000 miligramos de vitamina C, tres veces al día, y de 400 a 800 unidades internacionales (UI) de vitamina E diariamente.

 

  • Picolinato de Cinc: Para reabastecer la glándula

«Siempre y cuando cuenten con la aprobación y estén bajo la supervisión de sus médicos, los pacientes con cáncer de próstata deberían considerar tomar un suplemento diario de 30 a 50 miligramos de picolinato de cinc, que es la forma de este mineral que mejor se absorbe», dice Patrick Quillin, director de nutrición de los Centros de Tratamiento del Cáncer de los Estados Unidos en Tulsa, Oklahoma.

La glándula prostática presenta la mayor concentración de cinc en el cuerpo, dice, y las cantidades adicionales de este mineral ayudan a este órgano a combatir las células cancerosas y a sanarse.

 

  • Palmera Enana: Una hierba que encoge el tejido prostático

«Yo he atendido a muchos pacientes con cáncer de la próstata que han iniciado tratamientos alternativos desde el momento en que los diagnosticaron y cuyos tumores han dejado de crecer», dice el Dr. Jaes Forsythe, director médico del Centro para el Cuidado de Cáncer en Reno.

Una de las maneras en que el doctor ayuda a detener el cáncer de la próstata es con palmera enana (palmita de juncia, saw palmetto).

«Se sabe que esta hierba ayuda a encoger el tejido de la próstata dice. También bloquea el efecto de las hormonas masculinas como la testosterona, las cuales pueden alimentar al cáncer prostático».

Él sugiere a sus pacientes que tomen 80 miligramos de palmera enana dos veces al día, junto con 25 miligramos al día de pygem (prunus africana), otra hierba que puede disminuir la hinchazón de la próstata.

 

  • Aceite de Pescado: Recurra a su poder anticancerígeno

El aceite de pescado contiene altos niveles de ácidos grasos, que son componentes de la grasa que ayudan a combatir el cáncer, dice el doctor Quillin.

También es rico en vitaminas A y D, nutrientes que ayudan a controlar el desarrollo de las células y el cáncer que es una enfermedad en la que el desarrollo celular está fuera de control.

Él recomienda que los pacientes, y cualquiera que esté interesado en tener una salud óptima, tomen el tradicional aceite de hígado de bacalao.

«Este aceite no viene filtrado ni refinado, por lo que contiene niveles óptimos de ácidos grasos, vitaminas A y D», dice.

Recomendación

Para un mejor sabor, él usa una versión emulsificada que también contiene un saborizante. Toma dos cucharaditas al día, pero úsalo solo bajo la supervisión de tu doctor.

Para aquellos que prefieran no tomar aceite de hígado de bacalao sugiere una dosis diaria de dos o cuatro cápsulas de 1000 miligramos de aceite de semilla de lino (linaza), el cual es rico en ácidos grasos.

También aconseja a sus pacientes que tomen de 1000 a 2000 miligramos al día de aceite de semilla de calabaza (pepita) que ayuda a suministrar los nutrientes, como cinc y magnesio, que necesita la glándula prostática para curarse.

 

  • Licopeno: Un pigmento protector

En un estudio de investigación, se demostró que los hombres que comían más pizza mostraban una menor incidencia de cáncer de próstata, dice el Dr. Quillin.

El factor protector de la pizza podría ser un pigmento que contiene el tomate (jitomate) llamado licopeno, el cual bloquea a los radicales libres, fortalece al sistema inmunitario y quizá ayude a regular a los genes del cáncer.

El licopeno es un tipo de sustancia fitoquímica, que es un compuesto anti-enfermedades que se encuentra en los alimentos. También se encuentra en la toronja roja (pomelo).

El Dr. Robert Rountree, cofundador del Centro de Salud Helios en Boulder, Colorado, receta una cucharadita al día de pasta de tomate a sus pacientes con cáncer de próstata.

«El licopeno tiene  propiedades antioxidantes más potentes que el betacaroteno y además tiene propiedades anticancerígenas», dice.

 

  • Isoflavonas: Evite que la células cancerígenas se multipliquen

Las isoflavonas son sustancias fitoquímicas anticancerígenas que se encuentra en los productos de soya, «inhiben un proceso bioquímico que puede provocar la proliferación de células cancerosas», dice Elizabeth Ann Lowenthal, una osteópata y especialista en cáncer de Alabaster, Alabama.

Ella aconseja a sus pacientes con cáncer de próstata que tomen dos tabletas de 70 miligramos junto con cada comida.

 

  • Guía de Cuidados Profesionales

Precaución: El cáncer es una enfermedad compleja y potencialmente mortal que requiere atención médica profesional. Algunos remedios alternativos pueden hacer que el cáncer empeore si no se usan correctamente.

Por lo tanto, use los remedios alternativos descritos en este capítulo solo como parte de un plan de tratamiento contra el cáncer guiado y supervisado por un médico calificado que tenga experiencia en el tratamiento del cáncer y en medicina alternativa.

Si te está atendiendo un doctor convencional, habla con él antes de cambiar o suspender cualquier tratamiento médico o medicamento convencional y mantenga informado a sus médicos o profesionales en terapias alternativas de todos los tratamientos que está recibiendo.

El tratamiento convencional para el cáncer de próstata varía según la severidad de la enfermedad, la edad y el estado general del paciente, dice el Dr. Michael Schachter, director del Centro Schachter de Medicina Complementaria en Suffern, Nueva York.

 

 

 

Fuente: Libro de Curas Alternativas del Dr. Bill Gottlieb, autor de Nuevas alternativas para curarse naturalmente

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza