Las personas que carecen de sarcasmo son vistas tan encantadoras y astutas, nunca se les escapa nada de tan inteligentes que son. Sin embargo, más perspicaz es el hecho de que se basen siempre en marcos teóricos como la inseguridad y las emociones, en vez de enfocarse en la observación racional y métodos científicos.

Y sí, aunque suene un poco extraño y difícil de creer, una reciente investigación de la Universidad de Harvard Business School, Columbia Business School y el Insead (Escuela de Negocios para el Mundo) señala que con la lectura del párrafo anterior tu creatividad ha aumentado un poco más.

¿Por qué?

El estudio titulado ‘La forma más alta de la inteligencia; el sarcasmo amplía la creatividad, tanto para emisores como receptores’ apunta que tanto practicar como descifrar el sarcasmo, brinda beneficios psicológicos que han sido subestimados por mucho tiempo.

La autora del estudio en Harvard, Francesca Gino, comenta que “para decodificar o practicar el sarcasmo, los emisores y los receptores deben superar la contradicción (la distancia psicológica), los significados literales y lo que realmente se desea expresar sarcásticamente. Es un asunto que se activa y se facilita por la abstracción, lo que también promueve la creatividad”.

En el estudio, a los colaboradores se los obligó (al azar) a conversar de tres maneras distintas: sincera, neutra y sarcástica. Luego de cada conversación, se les solicitó que efectuaran labores de creatividad. Aquellas personas que tuvieron una conversación sarcástica superaron notablemente a los que tuvieron pláticas neutras o sinceras.

“Esto insinúa que el sarcasmo puede potencializar la creatividad de todos”, recalca Galinsky, de la Universidad de Columbia.

Pero no todo fue 100% positivo. También se demostraron algunos impactos negativos del sarcasmo, como la tendencia a promover conflictos entre sujetos que no se conocen mucho. También se comprobó que con una sencilla línea de confianza entre ambas partes el sarcasmo sigue promoviendo el pensamiento abstracto y creativo.

Francesca Gino agrega que “esperan que la investigación inspire a organizaciones y a entrenadores de comunicación, para que el sarcasmo se mire de manera renovada”.

La próxima vez que escuches a alguien expresarse negativamente sobre el sarcasmo, sonríele, dale un par de palmaditas en la espalda y dile: “tienes toda la razón”. Muéstrale después este artículo y espera a que gentilmente reconozca que está en deuda contigo por haberle ayudado a incrementar sus niveles de creatividad.

 

 

* Visto en AIM

 

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza