Quito fue elegido como la sede del Primer Foro sobre la Gestión de Residuos Eléctricos y Electrónicos (E-waste en inglés) que tiene como objetivo dar a conocer las buenas prácticas en torno al manejo de estos desechos, que una vez que terminan su vida útil requieren un tratamiento adecuado.

La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi) y el Fondo para el Medio Ambiente Global (GEF) presentaron un proyecto regional para mejorar el manejo y reducir la basura electrónica en Ecuador.

Así lo informó el Ministerio del Ambiente de Ecuador, anfitrión de un taller latinoamericano para el fortalecimiento del manejo ambiental de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, que congregó a expertos de más de una docena de países latinoamericanos.

Este tema atrae la atención mundial por los problemas que este tipo de basura genera al medio ambiente y a la salud. La práctica en muchos países, sobre todo, los que están en vías de desarrollo es tratar estos desechos como basura común, sin tener en cuenta que emanan arsénico, mercurio, plomo y otros sustancias tóxicas.

El Ministerio indicó que el proyecto del Onudi se denomina: “Fortalecimiento de las iniciativas nacionales y mejora de la cooperación regional para el manejo ambientalmente racional de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs), en los residuos de aparatos eléctricos o electrónicos (RAEE) en los países de América Latina”. La delegación de Ecuador, encabezada por el ministro de Ambiente, Tarsicio Granizo, recordó que el país “garantiza los derechos de la naturaleza en su Constitución”, por lo que tiene la obligación de “introducir el manejo de desechos sólidos en la matriz productiva” nacional.

 

 

De acuerdo a Petra Schwager, responsable del Programa de Producción Limpia de la ONUDI y encargada del seguimiento de los proyectos de cooperación de este organismo en Ecuador, la intención es establecer un Centro de Producción más limpia que, inicialmente, se encargue de difundir este concepto en las industrias locales, además de hacer análisis de consumos de los recursos. Asimismo establecer mecanismos que fomenten la eficiencia para generar ahorros importantes en las empresas.

De acuerdo a Schwager, en la actualidad, la tendencia en el mundo es establecer mecanismos de eficiencia ambiental, pues se estima un ahorro mensual del 30%, en cuanto al uso de recursos.

El proyecto de Onudi, que arrancará el próximo 5 de junio, tendrá una duración de 5 años y en su ejecución se invertirán $ 9,5 millones, informó el Ministerio. La iniciativa busca fortalecer la cooperación regional y las capacidades nacionales en el tratamiento de e-waste (basura electrónica), así como en las infraestructuras de desmontaje y reciclaje de ese tipo de residuos.

El encuentro, que contó con la presencia de Stephan Sicars, director de Medio Ambiente de Onudi, reunió a delegados diplomáticos de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. La chatarra electrónica, desechos electrónicos o basura tecnológica es conocida por el concepto RAEE (Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos).

Una de las conclusiones que repitieron algunos de los ponentes del foro fue que el tratamiento adecuado de los desechos electrónicos y la reutilización de estos materiales reducirían las necesidades de extraer más minerales de la naturaleza.

 

 

 

⇒ Con información de El Telégrafo y Revista Líderes  

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza