Si comes alimentos azucarados, las bacterias que viven en tu boca se comen las sobras. Las bacterias proliferan y producen una película pegajosa llamada placa dentobacteriana que se deposita sobre tus dientes. La misma que los cubre de ácido, robando minerales del esmalte, que es la superficie del diente. El resto de la historia ya lo sabes.

Por lo tanto, para prevenir las caries, lo único que tiene que hacer es limitar el consumo de alimentos azucarados, cepillarte los dientes y usar el hilo dental con regularidad para controlar la placa dentobacteriana.

A parte de esto, debes consultar a tu dentista con regularidad para un control profesional de la placa dentobacteriana, aconseja Michael Olmsted, D.D.S, un dentista biocompatible de Del Mar, California.

Estos hábitos definitivamente son indispensables para tener una dentadura saludable, pero un descubrimiento que está siendo investigado por los dentistas alternativos parece mostrar que disminuir el consumo de azúcar podría ahora ser más importante que nunca, porque puede ser que el azúcar pudra tus dientes de adentro para afuera.

 

  • Azúcar: Es indispensable evitarla

Un diente no es un pequeño monolito de minerales, sino una unidad compleja de tejido viviente. Por ejemplo, en el interior de un diente hay miles de microtúbulos, que son pequeños tubitos que van desde el nervio que está en la parte más interna del diente hasta el esmalte que recubre la superficie del mismo.

Los estudios de investigación han mostrado que estos túbulos son el ‘sistema circulatorio’ del diente, dice Burton Miller, D.D.S, director de Odontología Centrada en la Salud en Anchorage.

Estos túbulos contienen un líquido acuoso nutritivo y limpiador que fluye desde la parte más interna del diente hasta su superficie en un proceso similar a la sudación.

Pero, dice el Dr. Miller, los dentistas alternativos creen que si uno consume grandes cantidades de azúcar (que él llama un nutriente negativo), la química de tu cuerpo se desequilibra y el flujo se revierte.

En ausencia de este flujo normal que de adentro hacia afuera, los ácidos que generan las bacterias comienzan a carcomer el esmalte. El flujo invertido anormal también hace que las bacterias penetren a lugares más profundos del diente, causando caries grandes.

Es por este motivo es que el Dr. Miller cree que la buena higiene dental no puede prevenir las caries en personas que siguen una alimentación repleta de azúcar. Para protegerse de las caries, recomienda eliminar el azúcar de su dieta. Esto incluye no solo sucrosa (azúcar de mesa), sino también todas las formas de azúcar refinada, como fructosa, dextrosa, maltosa y glucosa, los cuales son ingredientes comunes en muchos alimentos empacados.

 

 

  • Refrescos: Ni siquiera los de dieta

Por desgracia, hasta los refrescos sin azúcar tienen un ingrediente que destruye a los dientes: el ácido fosfórico. Este ácido, que también se encuentra en los refrescos no dietéticos, puede carcomer el esmalte de tus dientes de la misma forma en que lo hace el ácido que producen las bacterias que causan las caries, dice el Dr. Olmsted.

Si no puede vivir sin los refrescos, acábeselos rápido, recomienda. Tomar pequeños sorbos durante un periodo prolongado es lo peor que puede hacer para sus dientes.

 

 

  • Minerales Líquidos: Fortalece tus dientes

Los dientes están hechos de minerales, por lo tanto, si tus dientes son propensos a las caries, es posible que necesites más minerales en tu organismo, dice Beverly Yates, N.D, una naturópata y directora del Grupo de Cuidado Natural de la Salud en Seattle.

La Dra. Yates cree que los minerales líquidos se absorben mejor que las tabletas. “El líquido cruza fácilmente el revestimiento del intestino y se torna disponible a las células del cuerpo, incluyendo los dientes, con mucha rapidez”, dice.

Asegúrate de que el suplemento contenga calcio, magnesio, boro, manganeso y sílice. Todos estos minerales contribuyen a fortalecer los dientes. La Dra. Yates recomienda tomar 20 gotas al día. Sin embargo, evita los productos coloidales de minerales, porque contienen aluminio, el cual es tóxico.

 

 

  • Agua: Si no te puedes cepillar, enjuágate

Claro que se supone que todos deben cepillarse los dientes después de cada comida. ¿Pero realmente cuántas personas lo hacen?

Una alternativa sencilla es enjuagarse la boca con agua de tres a cinco minutos después de comer o beber cualquier cosa y luego escupir el agua. “Esto hará que no se queden en la boca tantas partículas que sirven de alimento a las bacterias que causan las caries”, dice el Dr. Olmsted.

Este hábito, si se practica de manera consciente, definitivamente disminuirá la incidencia de caries dentales.

¿Son venenosas las tapaduras de mercurio?

Probablemente ya saber que el mercurio es un veneno, quizás lo has leído en reportajes, en el periódico donde se le aconseja a la gente que no coma pescado que haya sido sacado de un lago contaminado de mercurio.

Sin embargo, a pesar de esto, usted cree que las tapaduras hechas con una amalgama de plata y mercurio que hay en tu boca son seguras. (Las tapaduras de plata, llamadas amalgamas dentales, contienen alrededor de un 50% de mercurio, además de cobre, cinc, plata y a veces estaño).

Después de todo, tu dentista sería incapaz de envenenarte ¿verdad?. Pues bueno, esto es lo que probablemente no sabe acerca de las amalgamas de mercurio, por cortesía de David Kennedy D.D.S, un dentista de San Diego.

Masticar chicle produce fricción sobre las amalgamas de mercurio, causando que se eleve el nivel de vapor de mercurio en tu boca.

En experimentos hechos en ratas de laboratorio, las ratas que inhalaban el mismo nivel de mercurio presente en la boca de algunas personas con muchas amalgamas desarrollaron lesiones similares a las encontradas en pacientes con la enfermedad del Alzheimer.

Y algunos estudio de investigación han llegado a la conclusión de que el ‘mercurio debe considerarse como una fuente potencial de la causa de la enfermedad de Alzheimer‘.

El uso de amalgamas que contienen mercurio ahora se ha restringido en diversos países, incluyendo Suecia, Alemania, Austria e Inglaterra. ¿Por qué?

Porque los gobiernos de esos países declararon que las amalgamas pueden ser peligrosas para algunos sectores de la población, especialmente para las mujeres embarazadas.

Los síntomas de envenenamiento por mercurio incluyen fatiga, dolores de cabeza, depresión, latidos irregulares del corazón, insomnio, presión arterial alta y alergias, entre otros.

Si tienes amalgamas de mercurio, ¿qué puedes hacer para proteger tu salud? Debido a que el mineral selenio desplaza al mercurio en tu cuerpo y ayuda a sacarlo del organismo, el Dr. Kennedy sugiere que tome 200 microgramos de este mineral al día.

Una dosis diaria de 1000 miligramos de vitamina C también puede ayudar a proteger tu cuerpo contra el envenenamiento de mercurio causado por las amalgamas, dice James Hardy, D.M.D, un dentista holístico de Winter Park, Florida.

También recomienda comer mucho cilantro. “Yo creo que es la mejor hierba para eliminar metales pesados como el mercurio del organismo”, dice.

Todos los días, agregue alrededor de una onza (28 gramos) de esta hierba a sus ensaladas, burritos o a cualquier platillo donde use hojas verdes comestibles. (Asegúrate que la hierba esté fresca, dice el dr. Hardy).

También agréguele un poco de ajo a esas recetas. Él cree que el azufre que contiene el ajo se liga a los metales pesados y los saca de tu organismo.

Recomienda comer dos dientes de ajo al día. Otras fuentes alimenticias importantes de azufre incluyen la leche, el huevo y todos los alimentos proteínicos.

Para ayudar a minimizar los problemas que puede causar el mercurio, pídale a su dentista que le ponga tapaduras que no contengan mercurio en cualquier caries que necesite tapar dice el Dr. Kennedy.

 

 

⇒ Fuente: Libro de curas alternativas de Bill Gottlieb, autor de nuevas alternativas para curarse naturalmente.

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza