¿Eres de aquellas personas que se cepillan los dientes y usan hilo dental por religiosidad, pero aún así tus encías están inflamadas, rojas, hinchadas y tienden a sangrar? Bueno, es probable que el problema no esté en tu boca.

Puede ser que el problema está en tu estómago (y el resto del tracto digestivo). Esa es la opinión de Michael Lipelt, N.D., D.D.S., un naturópata y dentista de Sebastopo, California. “Incluso cuando las personas son muy constantes en el cuidado de sus dientes, si su alimentación es mal -alta en grasa y azúcar, baja en fibra y más alimentos procesados que alimentos integrales nutritivos- habrá poca armonía en tu tracto digestivo, lo cual afectará negativamente el estado de tu boca“, dice.

Estas son las sugerencias que él te da para curar las encías mediante cambios en la alimentación:

 

Alimentos: Bájale al calor

 

 

En la medicina china tradicional, se dice que la mala digestión convierte al estómago en un tipo de caldera caliente, creando gases tóxicos que suben por el cuerpo y dañan el tejido de las encías. Para ‘refrescar’ tu estómago, el Dr. Lipelt sugiere comer más ensaladas y frutas, especialmente las de temporada, y menos alimentos grasosos, azucarados y condimentados. Los mejores alimentos refrescantes, dice, son el melón, el pepino, el berro y el tofu.

 

 

Proteína: Observa el límite

 

 

Un exceso de proteína en tu alimentación provoca cambios en tu saliva, haciéndola más hospitalaria para las bacterias que destruyen las encías, dice el Dr. Verigin. Él recomienda que limites su consumo de proteína a no más de 75 gramos al día. (Esto no significa que tengas que volverte vegetariano, sino solo un poco más precavido. Por ejemplo, una hamburguesa de 3 onzas/84 gramos te brinda alrededor de 20 gramos de proteína).

 

 

Cafeína, azúcar y alcohol: Menos es mejor

 

 

Estos alimentos desgastan tu sistema inmunitario, facilitándoles el trabajo a las bacterias que destruyen a las encías, dice el Dr. Winick. Lo mejor que puedes hacer, dice, es eliminarlos por completo.

 

 

Vitamina C: para unas encías saludables

 

 

La mala digestión puede impedir la absorción adecuada de los mismos nutrientes que necesitas para mantener tus encías saludables. Uno de estos nutrientes es la vitamina C, la que ayuda al cuerpo a crear colágeno, que es la base celular del tejido de las encías.

Para proteger tus encías, toma 1000 miligramos de vitamina C al día, dice el Dr. Verigin, pero no toda al mismo tiempo. Es mejor tomar 500 miligramos dos veces al día, en la mañana y en la noche.

 

 

Aloe Vera: Enjuágate y desinflama

 

 

Si a pesar de haber hecho tu mejor esfuerzo, no has logrado detener la hemorragia y la inflamación, alivia tus encías con el gel puro de aloe vera (sábila, acíbar, aloe), dice Flora Parsa Stay, D.D.S., una dentista de Oxnard, California.

Cuando estés en la tienda, revisa la etiqueta para asegurarte que estás comprando el gel que puede ingerirse. Luego, tres o cuatro veces al día, mezcla una cucharada de gel con 1/2 taza de agua tibia, y enjuágate la boca durante 30 segundos, luego escúpelo.

 

 

 

⇒ Tomado del libro de Curas alternativas de Bill Glottlieb, autor de nuevas alternativas para curarse naturalmente

 

 

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza