La stevia es un pequeño arbusto que no suele sobrepasar los 80 centímetros de alto, de hoja perenne, y de la familia de los crisantemos. Su nombre científico es Stevia Rebaudiana Bertoni, en honor a los dos científicos (Rebaudí y Bertoni) que la estudiaron y clasificaron en primer lugar.

Es originaria de la cordillera de Amambay, entre Paraguay y Brasil, en donde crece de forma espontánea, y ha sido consumida por los indios guaraní durante siglos, mucho antes de la llegada de los españoles a América.

Los nativos la llamaban Ka´a He´e, que significa yerba dulce en español. La stevia procede de la misma zona que la yerba mate, que es el té sudamericano, por lo que no es extraño que se utilizara desde tiempo inmemorial para endulzar el mate, y  puede decirse que la stevia es el edulcorante natural más antiguo que se conoce.

La hoja es la parte más dulce de la planta y donde residen sus propiedades terapéuticas. Las flores son pequeñas y blancas, y no demasiado vistosas.

Hoy en día se cultiva de forma intensiva para la fabricación del único edulcorante seguro, natural, y sin riesgos para la salud. Y también para consumirla como planta medicinal por sus propiedades curativas.

Esto lo confirma Josep Pamies, quien abrió los ojos al mundo de las plantas que curan, y de ahí que se lo apode como el sembrador de stevia en Cataluña.

Él es un campesino catalán que hace quince años abandonó los métodos modernos de cultivo con el uso abundante de químicos y pesticidas, para pasar al cultivo ecológico, resultado de ello se evidenció una mejora en su  salud y la de sus tierras. Desde entonces, se ha convertido en un firme defensor del cultivo ecológico y promueve el uso de las plantas con propiedades medicinales, sobre todo la de stevia

Dedica uno de sus terrenos al cultivo de 4.000 plantas de stevia, interesado en sus propiedades que la hacen 30 veces más dulce que el azúcar pero con cero calorías. Es así que se ha convertido en el distintivo de su resistencia contra lo antinatural como son los edulcorantes químicos.

Josep ha comprobado que tomando una infusión de cuatro hojas de stevia en la mañana y por la noche la presión arterial se mantiene normal. Dice también que esta planta es capaz de regular los niveles de glucosa e insulina en la sangre. “Si el nivel de azúcar en la sangre está alto, lo baja, y si es lo contrario, lo sube”, explica Pamies, quien distribuye un millar de sus plantas entre los vecinos que sufren de diabetes.

Tenerla en casa y comerla de vez en cuando, aunque estés sano, aporta grandes beneficios y actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce la grasa en personas obesas y es diurética.

Josep comparte este manual para el cultivo, reproducción y cuidado de la stevia:

 

Manual de cultivo, reproducción y uso de la stevia reabaudiana

La stevia, planta de origen tropical, tiene un comportamiento distinto del natural en climas mediterráneos, provocando así una parada importante en el crecimiento de la planta (en cambio, en las islas Canarias su comportamiento es más similar al de sus orígenes tropicales). Por este motivo, la planta que es plurianual (es decir, que puede rebrotar 4-5 años), cada primavera arranca otra vez con fuerza, retoñando nuevos y numerosos brotes desde debajo de las raíces.

A partir de la primavera y casi hasta mediados de agosto, se puede reproducir por injerto (caso similar al de los geranios). Por medio de este sistema, de una planta de stevia que renueve en primavera se puede hacer de 200 a 500 plantas, broten durante todo el tiempo que vegeta. Hay que tener en cuenta, no plantar un rebrote que acabe en flor, porque nunca se adaptaría.

Por otro lado, los brotes de primavera y verano pocas veces suelen tener flor. Flores que, por otro lado, no darían lugar a semillas con poder de germinación, de ahí que la reproducción se tenga que hacer por esqueje y no por semillas, además, que se conserva siempre las propiedades medicinales.

 

Para asegurarte que un brote de stevia sin raíces se implante bien, hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Llenar la maceta con turba adobada, que se puede encontrar en cualquier vivero, y regarla hasta que la turba quede bien empapada.La turba es un material orgánico, de color pardo oscuro y rico en carbono. Está formado por una masa esponjosa y ligera en la que aún se aprecian los componentes vegetales que la originaron. Se emplea como combustible y en la obtención de abonos orgánicos.
  2. Cortar los 10 cm finales de un brote de Stevia de unos 20 cm de alto (asegurarse que no acaba en flor). De estos 10 cm de tallo, quitar las 2-3 hojas de la parte de abajo, para facilitar su enterramiento. Presiona bien fuerte con los dedos alrededor del tallo par que haga contacto con la turba húmeda.No dejar pasar mucho tiempo desde que se corta y hasta que se planta el brote. Es mejor cortar y plantar inmediatamente o mantener en agua como si fuesen flores cortadas.
  3. Depositar la maceta en un lugar sombreado, para evitar que el sol impida el arraigo. Riégalo 3 veces al día (por la mañana, a medio día y por la tarde).*Observación: Cuando se dice poner una planta recién plantada en un lugar sombreado, significa ponerla siempre en un invernadero o al aire libre, en un lugar donde no le de el sol directamente en ningún momento. Si es al aire libre, debes ponerla en un lugar resguardado del viento para evitar la deshidratación excesiva. Un lugar sombreado no quiere decir el interior de una habitación o un almacén oscuro.
  4. A los 28 o 30 días el brote de Stevia, esta comenzará a ponerse derecha, y cuando observes que alguna hoja nueva empieza a salir  puedes ponerla en una zona con más Sol, donde ya no parará de crecer.
    Cuando el brote transplantado comienza a sacar hojas nuevas, deja de regarlas 3 veces al día y hazlo sólo una vez, de preferencia que sea temprano por la mañana. Durante el verano, es necesario regarlas todos los días, pero en primavera y otoño debes tocar la tierra y asegurarte de no tener la sensación de humedad al contacto con la mano. Durante el invierno, al estar la planta parada, hay que regarla muy poco para evitar que se pudran las raíces ya que de ellas han de volver a brotar nuevas plantas durante la primavera.
  5. Al cabo de dos meses de haber transplantado el brote sin raíces a la maceta, replantar por segunda vez al lugar definitivo que puede ser al aire libre, en el suelo de un jardín, huerto o campo de cultivo, dentro de un invernadero o a una maceta bastante grande, para facilitar el máximo crecimiento de la planta.El invernadero permite avanzar la producción unas semanas en primavera y retardar la decadencia en el otoño. En los meses más fuertes del verano, el invernadero se puede sombrear un poco para evitar el calor excesivo y simular el clima tropical del que es originaria la Stevia, pero a pesar de todo, al aire libre se desarrolla muy bien.
  6. Cuando se llega al final del otoño y notas que la planta ya no tiene ganas de crecer y se llena de flores, es el momento de cortarla, dejándola a 10 cm de altura y aprovechando para secar las hojas que aun quedan.
  7. Para secar las hojas durante el verano de modo correcto, procura que no les de el sol directamente para preservar todas las propiedades medicinales.

 

Observaciones de Abono y tratamiento 

  • Abono

La Stevia es una planta poco exigente, con el adobo orgánico no hay problema en pasarse con la dosis, pero con el abono mineral o químico, hay que procurar no añadirlo en exceso porque la planta se resiente mucho, incluso puede morir.

El abono mineral o químico, se comienza a aplicar a los dos meses del transplantado, poco pero a menudo (cada 30 días). El abono mineral, tiene que llevar más potasio que fósforo y nitrógeno, y estar enriquecido en microelementos. Con un buen abono orgánico, es suficiente una aplicación al año

  • Tratamiento

La Stevia es una planta muy resistente a los insectos y los hongos, si no se abusa del riego y los abonos químicos nitrogenados.

En caso que se observe algún pulgón o mosca blanca, se recomienda hacer tratamientos con extractos de ajo, aceites de Nem u otros productos autorizados por la agricultura ecológica.

Si se observa a alguna oruga, no es necesario aplicar ningún tratamiento, excepto cuando el ataque es muy fuerte. Se recomienda tratar con preparados hechos con Bacillus thuringiensis (es un insecticida ecológico que no requiere plazos de seguridad).

Con estos tratamientos nos aseguramos una recolección de hojas sin toxinas, permitiendo obtener todas las propiedades medicinales que la planta contiene.

  • Uso medicinal de la Stevia

Consultando una multitud de estudios y con la experiencia de centenares de diabéticos que la consumen en Cataluña y el resto del estado, se puede decir que es una planta que regula el azúcar en la sangre, que reduce la presión arterial, que regula el aparato digestivo en general, actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce la grasa en personas obesas y es diurética.

La dosis que suelen utilizar la mayor parte de las personas que han observado efectos beneficiosos es: 4 hojas tiernas comidas directamente antes o mientras se desayuna y 4 hojas más antes o durante la cena.

Cuando no se dispone de hojas tiernas se puede hacer una infusión de hoja seca (una infusión por la mañana y otra por la noche). La infusión se puede hacer cada vez, con una dosis de una cucharada de postre por taza de infusión, o bien para dos días dejando que un litro de agua empiece a hervir, cerrar el fuego y añadir cuatro cucharadas de postre de hojas secas trituradas, dejando reposar como mínimo 30 minutos antes de tomarla, para que la hoja diluya  en el líquido sus propiedades.

 

 

⇒ Tomado de Ecocosas

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza