Cuando a una persona le diagnostican la enfermedad de Alzheimer -una enfermedad del cerebro que lenta pero seguramente destruye las funciones mentales, emocionales y, por último, incluso las físicas- la mayoría de los neurólogos convencionales le ofrecen  dos tratamientos. Pero… ¿sabías qué existen muchas maneras de retardar el avance de la enfermedad cerebral de Alzheimer y no solo los dos tratamientos que recomiendan la mayoría de los neurólogos.

“Si te han dignosticado la enfermedad de Alzheimer, necesitas admitir que tienes un problema serio y aceptar el hecho que tendrás que dedicar el resto de tu vida a cuidarte, dice el Dr. Dharma Khalsa, presidente y director médico de la Alzheimer’s Prevention Foundation en Tucson. No puedes simplemente tomarte unas cuantas pastillas al día, ya sean fármacos que se vendan con receta o suplementos naturales y seguir con tu vida -dice-. Tienes que enfocarte en la realidad de que tu cerebro tiene una enfermedad degenerativa -posiblemente un enfermedad progresiva, similar al cáncer– y que tendrá que dedicar un tiempo considerable a retardar su avance”.

 

 

 

  • Vitamina E: Regenera las células de tu cerebro

 

 

Vitamina E

La vitamina E protege a las neuronas de los radicales libres, los cuales son moléculas inestables que dañan a las células. Pero, dice el Dr. Khalsa, también puede regenerar las áreas de las neuronas por donde entran los neurotransmisores, o sea, las sustancias químicas que transmiten mensajes de una neurona a otra.

Para sus pacientes con la enfermedad de Alzheimer, él recomienda 2000 unidades internacionales (UI) al día de d-alfatocoferol, que es la forma más eficaz de este nutriente.

 

 

 

  • Coenzima Q10: Proteje tu energía mental

Coenzima Q10

A medida que va avanzando la enfermedad, los pacientes con Alzheimer se vuelven cada vez menos energéticos. El nutriente llamado coenzima Q10 es vital para producir energía en las neuronas (y en todo el cuerpo), dice el Dr. Khalsa.

También es un ‘neuroprotector’ que ayuda a impedir que los radicales libres destruyan a las neuronas. Él recomienda 200 miligramos al día.

 

 

 

  • Ginkgo: Una hierba subestimada

 

Ginkgo

Los doctores convencionales han subestimado el poder que tiene el ginkgo para proteger al cerebro de la enfermedad de Alzhmeimer, dice el Dr. Khalsa. El ginkgo maximiza el flujo de sangre hacia el cerebro y ayuda a proteger a las neuronas de los radicales libres. Él recomienda 240 miligramos al día.

 

 

 

 

  • DHA: La grasa que tu cerebro necesita

 

DHA

 

El ácido docosahexaenoico (docosahexaenoic acid o DHA por sus siglas en inglés) es una grasa que forma parte integral del cerebro y que ayuda a las personas con esta enfermedad a retener las funciones del cerebro, dice el Dr. Khalsa. (No confundas este suplemento con la dihidroepiandrosterona o DHEA por sus siglas en inglés, la cual es una hormona).

Él recomienda tomar 100 miligramos al día de DHA sintetizado a partir de microalgas.

 

 

 

  • Pescado: Bueno para las neuronas

 

Atun


Come cantidades abundantes de pescado de agua fría, como atún, trucha, caballa (escombro) y salmón, sugiere el doctor.

Estos pescados son ricos en ácidos grasos omega-3, que son nutrientes que protegen a las células del cerebro.

 

 

 

  • Manténte activo

 

ejercicio

 

Hacer ejercicio físico con regularidad ayuda a los pacientes con la enfermedad de Alzhmeir a formar células nuevas en el cerebro. Si padeces de la enfermedad y puedes hacer ejercicio por tu propia cuenta, debes caminar todos los días o realizar algún otro tipo de ejercicio que disfrutes.

Si la enfermedad ya está más avanzada, un cuidador deberá llevar al paciente a pasear solo alrededor del patio de tu casa.

 

 

⇒ Tomado del libro Curas Alternativas de Bill Gottlieb, autor de nuevas alternativas para curarse naturalmente

 

 

 

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza