Los desinfectantes industriales contienen numerosos químicos y elementos nocivos que, aunque eficaces, suelen ser peligrosos y contaminantes. Debemos tener en cuenta que existen interesantes opciones que todos podemos hacer en casa para tener un hogar limpio y saludable.


Estas alternativas caseras no son tan cómodas como comprar los productos en un supermercado pero sus efectos beneficiosos compensan la molestia. Porque además de ser económicas, son igual de útiles para eliminar suciedad, virus y bacterias.

Vinagre de manzana con agua oxigenada

 

Te servirá para cualquier cosa en el día a día. Indispensable para la cocina y el baño, te explicamos por qué:

Al mezclar el vinagre de manzana con el agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) conseguiremos un remedio súper efectivo para combatir por ejemplo la salmonela y la bacteria E coli.
Podrás lavar tu vajilla, la pila de la cocina, los azulejos… ¡Cualquier cosa y sin apenas esfuerzo! Pero ¿cómo lo hacemos?

Busca primero una botellita de plástico de medio litro con difusor. Añade 200 ml de vinagre de manzana y 50 ml de agua oxigenada. Ahora, cada vez que vayas a utilizarla, agita bien la botella. ¡Muy fácil!

 

Vinagre blanco y limón

 

En esta ocasión combinaremos el vinagre blanco con el jugo de limón para elaborar uno de los mejores desinfectante caseros. ¿Y cómo lo hacemos? No tienes más que seguir estos consejos:

Mezclaremos un litro de agua con 250 ml de vinagre blanco y el jugo bien colado de un limón. El vinagre blanco puedes encontrarlo fácilmente en tu supermercado, es bastante común. Para limpiar no tienes más que humedecer un trapo con esta mezcla. Verás cómo se va fácilmente la suciedad y cómo desinfecta.

Si quieres limpiar el inodoro, por ejemplo, puedes verter en él por la noche un litro de agua con un vaso de vinagre blanco, añade también unas gotas de aceite esencial de limón, y al día siguiente lucirá desinfectado y con un agradable olor. ¡Recomendado!

 

agua oxigenada y aceite del árbol del té

 

¿Por qué utilizar aceite del árbol del té? Porque es uno de los mejores desinfectantes que existen. Puedes encontrarlo en perfumerías especializadas o tiendas naturales. Vale la pena tenerlo en casa, porque nos servirá para múltiples usos como, por ejemplo, hacer un gel de manos desinfectante.

Para su uso casero, sigue estas pautas:

500 ml de agua.
150 ml de agua oxigenada.
50 ml de jugo de limón.
10 gotas de aceite del árbol del té.

Lo mezclamos todo en una botella limpia y ya lo tenemos listo. Agita bien antes de usar y, si lo deseas, utiliza un vaporizador para limpiar el baño, la cocina…¡Es fantástico!

 

aceite del árbol del té y lavanda

 

Uno de los desinfectantes más eficaces para limpiar, por ejemplo, nuestras habitaciones o las de los niños. Puedes lavar los juguetes de los más pequeños, sus mesas, sus cosas del colegio como estuches, e incluso sus zapatos. Elimina suciedad y bacterias y deja muy buen olor.

Utiliza una botella de plástico de medio litro. Vierte dos vasos de agua junto con 10 gotas de aceite de árbol de té y 10 gotas de aceite esencial de lavanda. Cuando vayas a utilizarlo, agita bien la botella y humedece un paño para lavar. Verás cómo cunde y qué buen resultado te ofrece

 

Spray desinfectante de romero

 

Insecticida, bactericida y con un olor estupendo. Si te es posible conseguir romero fresco, no lo dudes, es una gran opción para limpiar la casa.

Para prepararlo necesitas unos 200 gramos de romero y un litro de agua. Lo primero que haremos es una infusión. Calienta el agua y añade el romero. Cuando haya llegado a ebullición, permite que repose, para después colar bien todo el preparado, separando el agua del romero.

¡Ya lo tienes listo! Utiliza un vaporizador cuando necesites, por ejemplo, lavar los azulejos de la cocina, el baño o alguna habitación. ¡Te encantará!

 

Propiedades de los ingredientes más usados:

Vinagre:

No es tóxico, es inocuo para el medio ambiente y para las personas. Es desinfectante, el ácido acético (vinagre blanco) es antimicrobiano. Es económico, comestible, biodegradable, descalcificador, desincrustante, desengrasante, ambientador, abrillantador, elimina el óxido. Ayuda a eliminar manchas diversas, grasa y moho. Es la mejor opción para lavar las ventanas y darle brillo a superficies metálicas.

Agua oxigenada:

Es desinfectante, blanqueadora, fungicida, y neutralizadora.

Árbol de té:

Es anti-bacteriano, fungicida, ambientador, desinfectante. Es un aceite esencial que se produce naturalmente y tiene propiedades anti-fúngicas. Eficaz para combatir el estafilococo, escherichia coli, shigella, y salmonela.

 

 

⇒ Con información de Mejor con Salud y La Bioguía

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza