¿Cómo puedes hacer que tu talón de Aquiles ya no te haga cojear? En la mayoría de los casos, necesitarás buscar la ayuda de un médico, pero los especialistas alternativos en pies sugieren unos cuantos remedios caseros para disminuir el dolor mientras tu talón se está curando.

  • Cúrcuma: Ayuda herbaria

La cúrcuma (azafrán de las Indias, turmeric)  alivia la rigidez y el dolor en los talones, dice Steven Subotnick, D.P.M., N.D., un podiatra y naturópata de Berkeley y San Leandro, California. Toma cápsulas de cúrcuma siguiendo la dosis recomendada en la etiqueta del producto, dice.

 

  • Boswella: Una cura ayurvédica

Esta hierba de la Ayurveda, que es un sistema ancestral de curación natural de la India, calma la inflamación y el dolor, dice el Dr. Subotnick.

Él recomienda el producto llamado Inflavonoid Intensive Care, fabricado por Metagenics, que contiene boswellia, cúrcuma y otras hierbas y nutrientes antiinflamatorios.

También puedes buscar cualquier otro producto que contenga cúrcuma y boswellia, que sirva para disminuir el dolor en las articulaciones, dice. Sigue las instrucciones en la etiqueta para tomar la dosis correcta.

 

Los músculos tensos de las pantorrillas pueden ser la causa oculta del dolor en los talones. Si los músculos no pueden absorber los golpes constantes que uno se da al correr o al hacer otro tipo de ejercicios de alto impacto, la fuerza entera del golpe se va a los talones.

El ejercicio sencillo mostrado abajo, mantiene estirados los músculos de tus pantorrillas, previene e incluso cura el dolor en los talones, dice Stephanie L. Tourles, una cosmetóloga con licencia, reflexóloga y herbolaria de West Hyannisport, Massachusetts.

Lo mejor es hacer esta rutina después de caminar un poco, darse un baño con agua tibia o de trabajar un poco en el jardín. Necesitas calentar los músculos de la pantorrilla antes de estirarlos para prevenir lesiones.

Párate en el último peldaño de una escalera o en un banquillo para hacer step aerobics y deténte en el barandal o algún otro objeto estacionario para que no pierdas el equilibrio.

Da un paso hacia atrás y baje los talones por el borde del peldaño lo más que puedas con comodidad, para que estires bien tus pantorrillas y talones. (a). Luego, párate de puntas (b), y después vuelve a bajar los talones; repite esto 20 o 30 veces.

Realiza este ejercicio una vez al día. Si los músculos de sus pantorrillas están débiles, empiece con 5 repeticiones y vaya incrementando gradualmente el número de repeticiones a 10, 20 y 30.

Talones

 

 

⇒ Con información del Libro de curas alternativas de Bill Gottlieb, autor de nuevas alternativas para curarse naturalmente

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza