Parte del avance espiritual se basa en la capacidad para conectarte con tu propia esencia, con la de los demás y con la del planeta donde vives. Proteger el planeta y sus recursos es parte de este avance.

Capacidades emocionales como la compasión y el perdón dependen en parte de qué tan consciente eres que tienes una responsabilidad hacia los demás y hacia la Tierra. Proteger el planeta es cuidar los recursos y de nuestra propia supervivencia.

¿Cómo podemos proteger el planeta?

 

  • Recicla

Es la acción más básica y popular del movimiento del medio ambiente. Reciclar vidrio, por ejemplo, reduce la contaminación en el aire en un 20% y en el agua de un 40%.

Reciclar papel ayuda a preservar los bosques. Con solo reciclar el periódico de un día a la semana, estás ayudando a salvar 400,000 árboles al año. Cada vez que colocas una lata en la caneca de reciclar, estás ahorrando energía como para hacer funcionar una casa cuatro o cinco días. Es sencillo y fácil! ¿Qué esperas?

 

 

  • Reduce los desperdicios 

¿Cuántas cosas terminan en la basura innecesariamente? Comida que dejas dañar en el refrigerador, papel de regalo, cables, celulares, y mucho más.

Con los desperdicios estas recargando las plantas de basura y de reciclaje que implica un mayor uso de energía, agua y demás recursos para procesar estos elementos.

 

 

  • Apoya productos verdes y auto-sostenibles

Hoy en día existen muchos negocios y productos que ofrecen opciones verdes que protegen los recursos del planeta. Por ejemplo, prefiere siempre productos que vienen con paquetes hechos de materiales reciclados, o con pocas capas de envoltura.

Al fortalecer los negocios verdes, éstos podrán sobrevivir y seguir prestando su valiosa colaboración para cuidar el medio ambiente.

 

 

  • Di NO a los recibos y catálogos de papel

Hoy en día, con el auge de la vida digital, realmente necesitas acumular todos esos recibos y papeles del banco? Cada vez que puedas, di NO a los recibos en la tienda, gasolinera o cualquier otra transacción que puedas hacer digitalmente.

Igualmente, recibe tu saldo del banco por correo electrónico en lugar de correo regular, y visita los catálogos en línea en vez de ordenar los magazines por correo.

Cada una de estas acciones ahorra energía en la producción, árboles, y reduce la contaminación proveniente de su transporte.

 

 

  • Elige productos reusables

Si quieres proteger y mantener los recursos naturales del planeta, rehusa todo lo que puedas y evita aumentar la producción de materiales nuevos. En lugar de comprar agua en botella plástica, compra un filtro y usa una botella reusable.

En lugar de filtros de papel para el café, opta por filtros reusables; en lugar de platos y vasos de papel para tu cumpleaños, usa tu vajilla; en vez de nuevos cartuchos para tu impresora,  vuélvelos  a llenar de tinta, por último pero no menos importante, en lugar de usar bolsas plásticas o de papel en el supermercado, lleva tus bolsas o carteras reusables.

 

 

  • Apaga y desconecta

En tu oficina y hogar, asegúrate que todos los electrodomésticos y luces que no están en uso, estén apagados y desconectados.

Desconectar electrodomésticos, aunque estén apagados, ayuda a ahorrar recursos y dinero pues bajará en al menos un 7% tu cuenta de electricidad.

 

 

  • Reemplaza tus bombillos

Al cambiar cada bombillo regular por bombillas fluorescentes compactos, ahorras dinero (la cuenta de electricidad bajará inmediatamente) y además contribuirás a una reducción en contaminación equivalente a sacar un millón de autos de las calles – por foco!

Aunque los bombillos fluorescentes compactos cuestan más que los regulares, duran mucho más y ahorran energía dando la misma cantidad de luz!

 

 

  • Deje la carne roja al menos una vez a la semana

La industria del ganado usa toneladas de agua, gasolina y energía para producir y transportar tu pedazo de carne al supermercado. Adicionalmente, los gases (flatulencia) de las vacas contribuyen a la contaminación ambiental.

Se estima que hay miles de millones de vacas en todo el mundo y sus flatulencias son un contribuyente de gas metano – gas que en exceso es muy perjudicial.

Al dejar de comer carne roja, aunque sea un solo día a la semana, estás salvando bosques, ahorrando agua y electricidad, disminuyendo la contaminación que viene del transporte, y además mejorando tu salud!

 

 

  • Compensa tu daño

Aunque lo ideal es evitar contaminación y desperdicio, si no lo puedes evitar (por ejemplo, si tu trabajo implica viajar por avión constantemente) entonces pon en marcha un plan de compensación. Por cada vuelo que tomes, planta un árbol, por ejemplo.

 

 

  • Prefiere local

Para evitar la contaminación proveniente del transporte de alimentos, prefiere los productos locales y que estén en temporada. Apoyar a los productores y campesinos locales, también mejora la economía local.

 

 

  • Prefiera cerillas (fósforos) a encendedores a gas

Billones de encendedores hechos con plástico, terminan cada año en la basura. Opta por cerillas de cartón y cera (diga no a los de madera) para una opción más benévola.

 

 

  • Educa a otros 

Involucre a toda tu comunidad y familia, y explica a tus hijos la importancia de conservar recursos. Sobre todo, lidera con tu ejemplo!

 

 

 

⇒ Con información de Nueva Era.about.com

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza