Famosos por su indiferencia, los gatos gozan de una fama ‘particular’. Sin embargo, y aunque no lo creas, ellos solo quieren ser mejor comprendidos en lugar de ser perseguidos sin sentido por toda la casa. Si aún no lo lograste, sigue estos consejos y los entenderás un poco mejor.

La base para tener una relación sana con tu pareja, hijos, amigos o incluso mascota, es una buena comunicación. Al tratarse de un artículo sobre gatos, podrás pensar… ¿cómo es posible comunicarse con ellos? La verdad es que la mayoría no tiene idea de lo que los peludos necesitan y esperan, y eso desencadena seres humanos frustrados que no pueden comprender por qué rasguñan el sofá o atacan las manos que los acarician.

Aunque pienses que realmente conoces a tu gato, Tony Buffington de la Universidad Estatal de Ohio revela que lo mejor que puedes hacer es “aprender a escuchar a tu gato, dándole opciones y reduciendo los factores ambientales que desencadenan su respuesta al estrés”. No importa cuánto lo ames, él siempre será un extranjero domesticado y no hay forma de explicar sus costumbres, o de que él pueda interpretar las tuyas.

Así, a diferencia de los perros y (la mayoría) de los humanos, los gatos no son innatamente sociales. Evolucionaron como cazadores solitarios y no son expertos en leer nuestras señales sociales. Puedes gritar, aplaudir, hacer gestos y ruidos y un gato no se dará por entendido y pensará: “¡QUÉ PRIMATE MÁS GRANDE Y AGRESIVO! ¿POR QUÉ ACTÚAS COMO UN LOCO? MEJOR TEN CUIDADO”.

Sin la capacidad cognitiva para hacer la conexión entre tu ira y su comportamiento, los gatos solo ven agresión. Esto es aterrador para el felino, frustrante para los dos, y en última instancia conduce a provocar tensión y enfermedad en el animal debido a la interrupción constante de sus comportamientos que son naturales.

“Los gatos se enferman cuando quieren expresar sus comportamientos naturales y no pueden“, dice Buffington. Y seguirán actuando como felinos cuando no estés presente, es su naturaleza. A continuación compartimos 8 trucos para trabajar con tu gato, tomando en cuenta “su” punto de vista:

 

1. Entrénalo a través de su entorno

3
Crea obstáculos mecánicos en lugar de emocionales. Pon cinta adhesiva de doble cara en aquellas áreas de los muebles que reciben arañazos, forra tu cocina con papel de aluminio e introduce un objeto, como un poste especial para que rasguñe. Cuando el gato elija el poste, recompénsalo.

 

2. Presta atención a dónde pones cada cosa

4
¿El plato de comida está cerca de la nevera? ¿La caja de arena en la lavandería? Si bien esto te puede parecer perfectamente normal, para los gatos los electrodomésticos suenan como monstruos cuando están tratando de comer o de ir al baño en silencio. Asegúrate que el plato de comida y la caja de arena estén en zonas tranquilas donde haya una ruta de salida en caso que tu gato se sienta amenazado.

 

3. Ofrécele una buena vista

5
Los gatos sienten interés por otros animales, pero no quieren sentirse expuestos. Ellos no entienden cómo funciona el vidrio y tampoco entienden que una ventana ofrece protección. Es por ello que debes proporcionarles lugares de observación que estén ocultos, y es muy importante asegurarse de que haya un lugar alto como una estantería o árbol desde donde pueda observar en paz.

 

4. ¡Cuidado con las manos!

6
Hacerle cariños a un gato es casi imposible de resistir, es como si estuviéramos programados para sentir esa piel sedosa en nuestros dedos. Pero por naturaleza los gatos no son tan cariñosos como los humanos, comenta Boffington, y debes dejar que sean ellos quienes inicien las caricias y los abrazos. Si tu gato se frota contra ti, está diciendo que está bien que lo acaricies.

 

5. Evita la panza

7
Esto es algo que la mayoría de los dueños de gatos saben porque lo han experimentado: los felinos se voltean de espaldas y muestran el vientre peludo, pero si uno se acerca a acariciarlos sentirá de pronto cuatro conjuntos de garras y una boca llena de dientes atacando a matar. Boffington dice que aquello es debido a que la panza es la parte más vulnerable de un gato; exponerla significa que está mostrando confianza en ti, pero no está pidiendo que lo acaricies.

 

6. Cuidado con la cola

8
Cuando los gatos levantan su parte posterior no significa que te estén invitando a que la toques. Esta zona está llena de nervios y es muy sensible por lo que es probable que toleren algunas caricias, pero la sobre estimulación los hará sentir incómodas cosquillas.

 

7. No fuerces una amistad felina

9
A los perros les encanta tener otros amigos perros, pero a los gatos no tanto. Por supuesto que algunos gatos tendrán sus mejores amigos, pero en general no necesitan estar cerca de más gatos. De hecho, en la naturaleza, los gatos salvajes son cazadores individuales y otros gatos implican competencia, no amistad. Si necesitas presentarle un nuevo gato, es bueno hacerlo con cuidado: puedes frotar a cada uno con una toalla seca y luego frotar la misma toalla en el otro gato para que puedan acostumbrarse al olor, pero asegúrate que cada gato haya comido y que ambos reciban un montón de afecto para que se sientan cómodos. También preséntalos mientras reciban atención humana. Permíteles interactuar sin forzar las cosas, y asegúrate que haya una vía de escape en caso que uno de ellos se asuste y quiera salir corriendo.

 

8. Y recuerda: ellos realmente quieren crear lazos

10
Pese a lo distantes que pueden ser, los gatos realmente quieren conectarse con su ser humano y grandes lazos se forman muy a menudo. Si tu felino parece molesto cuando sales, trata de crear un ritual cada vez que te vayas y regreses. Cuando estés listo para partir, llama a tu gato, habla con él o ella y dale un poco de cariño; hazle saber que estás diciéndole adiós. Y crea un ritual cuando vuelvas que sea similar.

Aunque muchos de estos consejos pueden parecer cosas de sentido común, y muchos de ustedes pueden tener gatos que desafían estas descripciones y comportamientos por completo, es una increíble experiencia salir de nuestro cuerpo humano y ver las cosas desde el punto de vista de los gatos. No tienes nada que perder y sí mucho que ganar, especialmente si puedes ayudar a que ellos sean las criaturas felices y saludables que merecen ser.

 

 

 

 

⇒ Visto en Upsocl

 

 

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza