Gremar, es una ONG brasileña dedicada a la monitorización, rescate y tratamiento de animales marinos encontrados en las playas del litoral de Sao Paulo (Brasil). Las redes de pesca o la ingesta de basura o plástico son dos de las causas que provocan que tantas tortugas, peces o pingüinos mueran o queden varados en la arena, aquí es donde comienza su gran labor.

Sentado en 2004, el instituto 'Gremar' está presente desde 2015 en la lista de organizaciones que actúan en el Proyecto de Monitorización de las Playas de la Cuenca de Santos, creado con el fin de proteger las zonas 'en potencial riesgo' de impacto por la producción y extracción de petróleo.

Rosane Farah, bióloga jefa y coordinadora del instituto Gremar ha explicado que la pesca y la ingestión de basura, presente en los océanos y las playas, son las dos razones principales de la muerte o varamiento de animales marinos, como peces, aves, tortugas y hasta pingüinos.

Los más afortunados, como 'Preciosa', una tortuga de cuatro años a la que tuvieron que amputarle su aleta derecha por las heridas que le produjo quedarse atrapada en una red de pescadores, logran ser rescatados e ingresados en unidades de tratamiento de entidades como el Gremar.

"La falta de una aleta no influirá en su readaptación a su hábitat natural. Eso sí, nadará más despacio que otras tortugas marinas y puede que tenga 'problemas' a la hora de buscar una pareja para su reproducción", explica Rosane Farah, bióloga jefa y coordinadora del instituto.

"Las tortugas pueden volver a la naturaleza y seguir normal con sus vidas, aunque a la hora de reproducirse podrán tener más dificultades que una tortuga completamente sana", afirma Farah.

La bióloga señala que las redes de pesca y la ingestión de basura presente en los océanos y las playas son las dos razones principales de la muerte o varamiento de animales marinos, como peces, aves, tortugas y hasta pingüinos.

Los más afortunados, como Preciosa, logran ser rescatados e ingresados en unidades de tratamiento de entidades como el Gremar.

El resto yacen muertos en la arena, aunque son igualmente recogidos por el equipo del instituto, compuesto por unos 50 profesionales entre veterinarios, biólogos y voluntarios, quienes realizan necropsias para detectar la causa del óbito y documentar los restos de basura presentes en los cuerpos.

"Siempre intentamos identificar los rastros de basura dentro de los animales, precisamente para, a través de la educación ambiental, alertar a la gente sobre las consecuencias de tirar basura en el medioambiente", explica la bióloga.

Entre los residuos encontrados tanto en tierra como en el agua se ve de todo, desde globos de fiesta y bolsas de plástico hasta los envoltorios de caramelos, pasando por cuerdas, cigarrillos e incluso condones.

En la batalla contra el reloj para salvar la vida de decenas de animales, los colaboradores de Gremar tienen una rígida agenda: todos los días, a las 5:45 de la mañana empiezan la monitorización de 24 playas del litoral paulista, tarea que dura entre tres y cuatro horas.

Todo el proceso es rigurosamente documentado. Se registran las horas de inicio y finalización de la visita a la playa, las condiciones meteorológicas y los movimiento del mar, el viento y la marea.

"Después pasamos las informaciones al ordenador y así montamos una base de datos que nos permite tener control sobre los animales y las condiciones en todas las playas en las que trabajamos", cuenta el biólogo Matheus Pereira.

Con un equipamiento de seguridad que incluye guantes, cascos, máscaras, gafas y redes, los profesionales de Gremar también responden a llamadas telefónicas para recoger animales heridos.

"Los animales son tratados hasta que vuelvan a estar en plena forma. Los pájaros suelen quedarse menos, alrededor de un mes, porque son más sensibles y susceptibles al estrés", expresa la bióloga Flávia Lumia Kita.

Sin embargo, animales en estado más crítico, en su mayoría tortugas, pueden quedarse hasta un año rehabilitándose.

Fundada en 2004, el instituto Gremar integra desde 2015 la lista de organizaciones que actúan en el Proyecto de Monitorización de las Playas de la Cuenca de Santos, creado como una medida de protección para las zonas "en potencial riesgo" de impacto por la producción y extracción de petróleo, según explica el biólogo Daniel Donadio.

La medida fue una de las exigencias del Ministerio de Medioambiente brasileño para que Petrobras obtuviera el visto bueno para la exploración en la zona del presal.

Aunque la mayoría de los animales que encuentran ya están muertos, el instituto Gremar cuenta con una tasa de rehabilitación de un 30 % y liberan ejemplares todas las semanas, asegura su coordinadora.

"La mayoría de los animales que encontramos ya están muertos, desafortunadamente. Pero devolver a los que logran sobrevivir a su mundo natural es el mejor momento de todos, es un momento de celebración para todos los que trabajamos aquí", concluye con una ligera sonrisa.

Nayara Batschke

 

 

⇒ Tomado de EFE

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza