Importantes figuras mundiales como el ex secretario general de la ONU Ban Ki-moon, el multimillonario Bill Gates, y la directora administrativa del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, enviaron un importante mensaje en La Haya, la Comisión Global de Adaptación (CGA).

Solo tenemos dos caminos delante: ir hacia un futuro resiliente o seguir en nuestro status quo, poniendo en riesgo el crecimiento global y la estabilidad social. Estamos en un punto irreversible”, advirtió Ban ki-moon, tras anunciar el lanzamiento de esta comisión convocada por 17 países, incluyendo India y China pero no Estados Unidos.

Esta comisión, que reúne en un encuentro sin precedentes a diferentes líderes mundiales, llega después de uno de los veranos más letales en cuanto a los desastres naturales, explican desde el Centro Global de Adaptación, socio gestor de esta comisión, situado en Rotterdam (Holanda).

Ellos manifestaron que el impacto del calentamiento global ya se está sintiendo mucho antes y con más fuerza de lo esperado. Para seguir reduciendo la pobreza global y mantener el crecimiento económico, las sociedades deben hacer mucho más, mucho más rápido, para adaptarse.

El objetivo de la CGA, apoyada por otros 28 representantes de todas las regiones del mundo y diversos sectores del desarrollo y la industria, es “catalizar un movimiento mundial para multiplicar la escala y la rapidez a las soluciones” para la adaptación de los comportamientos de todos los actores sociales al cambio climático.

Ban Ki-moon advirtió de que los efectos del calentamiento global “se seguirán manifestando e intensificando” con los años, aunque haya un cambio radical de adaptación, y agregó que esto provocará que “se pierdan muchas vidas y la gente pobre, que menos ha hecho para causa el problema, siga siendo la que más sufre” sus consecuencias.

En un encuentro en el Salón de los Caballeros del Parlamento holandés, representantes de Alemania, Argentina, Bangladesh, Costa Rica, México, Senegal, entre otros países, han mostrado su determinación a trabajar por una mayor visibilidad e importancia política de la adaptación climática.

Los líderes de esta iniciativa subrayaron el último informe sobre el calentamiento global del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que alerta de que los “impactos dañinos del cambio climático ya se están notando, con antelación y mucha más fuerza de la que se había proyectado” antes.

“Si todo el mundo pone de su parte, podemos reducir las emisiones de carbono, aumentar el acceso a la energía asequible y ayudar a los agricultores en todo el mundo a cultivar de manera más productiva”, agregó el empresario tecnológico Bill Gates, como copresidente de la fundación Bill & Melinda Gates.

Por su parte, la directora del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, recordó que, como se ha podido ver estos últimos meses en diferentes países, los “eventos climáticos dramáticos y estaciones volátiles son la nueva realidad”.

Necesidad de la adaptación

Esta nueva comisión subrayó la necesidad de la adaptación como herramienta para frenar las consecuencias y para un manejo de los riesgos asociados con el cambio climático, desde las inundaciones y las sequías, hasta el aumento del nivel del mar y las tormentas.

El aeropuerto Schiphol de Ámsterdam está situado a cuatro metros por debajo del nivel del mar, recordó el primer ministro holandés, Mark Rutte, que puso de ejemplo a Holanda como país donde “el manejo del agua ha sido una necesidad porque esta no conoce de fronteras”.

“La urgencia de adaptarse al cambio climático no puede subestimarse. Los niveles del mar subirán, las tormentas de lluvia y las sequías serán más fuertes. No se puede negar que el mundo debe prepararse. La adaptación no es una elección, es una necesidad”, urgió el liberal Rutte, cuyo país es el anfitrión de esta comisión.

La CGA considera que hay cuatro obstáculos que desaceleran la adaptación, como es la falta de concienciación por parte de legisladores y ciudadanos sobre las soluciones y los peligros, así como la falta de inclusión de los riesgos del cambio climático a los planes de las empresas y los gobiernos.

Además, esa plataforma criticó que los esfuerzos de adaptación no alcanzan a los que necesitan apoyo (personas de bajos recursos y grupos vulnerables) y tampoco existe un gran liderazgo mundial en este tema, cuestión que esta comisión piensa paliar.

Durante su primer año, la CGA supervisará la preparación de un informe científico, económico y político que presentará en la Cumbre del Clima UNSG 2019, y trabajará junto a diferentes expertos y los países convocantes para buscar soluciones que permitan la adaptación.

Una oportunidad muy importante para la adaptación proviene de la integración de la resiliencia en las inversiones normales que hacemos”, dice Kristalina Georgieva. “No tiene que ser una inversión más costosa, tiene que hacerse teniendo en cuenta el riesgo”.

Por ejemplo, ella describe cómo algunos agricultores en Bangladesh han cambiado a criar patos en lugar de pollos. Durante las inundaciones, los pollos se ahogan pero los patos nadan.

Bangladesh también ha logrado reducir en gran medida las muertes por ciclones al mejorar los sistemas de alerta y construir refugios locales. En 1970, medio millón de personas murieron en una tormenta; en el 2007, menos de 5 000 murieron cuando otra fuerte tormenta azotó.

La adaptación es especialmente importante para ayudar a los más pobres, quienes son los más golpeados. Alrededor de 100 millones de personas podrían volver a caer en la pobreza extrema para el 2030 debido al cambio climático.

“La urgencia en torno a la adaptación no puede ser exagerada”, dice Patrick Verkooijen, CEO del Centro Global para la Adaptación, quien ayudará a dirigir la comisión.

Todos los involucrados destacaron la necesidad de reducir las emisiones para limitar (o mitigar) el calentamiento. Pero también tenemos que adaptarnos.

“Somos la última generación que puede mitigar el cambio climático de manera efectiva. Somos la primera generación que tiene que vivir con sus consecuencias “, dice Georgieva. “Eso lleva a una conclusión muy obvia: tenemos que mitigar y adaptar al mismo tiempo”.

Esta importante iniciativa de adaptación que ha sido lanzada solo una semana después de un importante informe de la ONU sobre lo que se necesitaría para limitar el calentamiento a 1.5 ° C podría ser visto por algunos como un reconocimiento de la derrota. Pero los científicos siempre han dejado claro que debemos adaptarnos incluso si el calentamiento está limitado a 1.5 ° C o 2 ° C para el 2100. Según las políticas actuales, nos dirigimos a más de 3 ° C. Georgieva dice que esto no es una derrota, es la realidad que enfrentamos. Una de estas realidades es aprender a vivir con el aumento del nivel de mar.

Eso significa dar la misma prioridad a la adaptación. La mitad del dinero que el Banco Mundial presta para proyectos relacionados con el clima          ($ 20.5 mil millones en el último año fiscal) ahora se destina a la adaptación.

“Estamos en un momento de alto riesgo y gran promesa”, dijo Bill Gates, líder del grupo, en un comunicado. “Necesitamos políticas para ayudar a las poblaciones vulnerables a adaptarse y necesitamos asegurarnos de que los gobiernos … estén … apoyando la innovación y ayudando a lograr esos avances en … los lugares que más los necesitan”

La comisión pasará un año clasificando los mejores enfoques de adaptación y presentará un plan para la cumbre climática de las Naciones Unidas de 2019.

 

 

⇒ Con información de Efe Verde, Diario Libre y Robotitus

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza