Sin duda este tema no es el favorito de todos, pero la muerte es inevitable y hay que estar preparados para cuando llega. Hay personas que pueden ser ecológicos hasta en los últimos momentos porque aman el medio ambiente. “Si tenemos que predicar es con el ejemplo”, comenta Jordi Requena, responsable de la empresa de entierros Limbo en la ciudad de Alcoy, España, quien opina que si se quiere proteger a la naturaleza, “se debe intentar en la medida de lo posible, ser ecológicos hasta el final”.

Y como cada ataúd implica la tala de un árbol, además del uso de componentes metálicos, fibras sintéticas de telas, barnices y los trajes del difunto. Asimismo, los productos químicos utilizados para embalsamar el cuerpo del difunto también tienen un impacto en el ambiente. Requena da alternativas más comprometidas con el hábitat y que cubren prácticamente todas las variantes de la industria funeraria: cajas de cartón, incineración solar, descomposición acelerada; en fin, las opciones son tantas como extravagantes.

Tanto el proceso para preparar el cuerpo como los materiales utilizados o los suelos ocupados son más responsables con el medio ambiente. La primera decisión que se debe tomar es elegir si prefieres ser enterrado o incinerado

“Ofrecemos al cliente todo tipo de urnas biodegradables, una para cada necesidad: para enterrar, tirar al mar o a los ríos e, incluso, para aprovechar las cenizas como abono”, señala.

“Las personas que ya están conscientes de proteger a la Tierra, sí que lo demandan y a muchos, cuando les explicas los beneficios respecto a los entierros normales, también optan por este tipo de servicios”. Se trata de una tendencia, que según el responsable de Limbo, va en aumento y “si nosotros no tenemos una responsabilidad con el planeta, quizá a nuestros nietos les enseñemos los árboles por Internet”, concluye.

Los entierros ecológicos se hacen por sistemas bastante variados:

Entierros naturales: este tipo de funerales ecológicos son ceremoniales en la naturaleza, desechándose los elementos excesivos.
Los materiales reciclados y los biodegradables: los materiales tradicionales son sustituidos por los que son más considerados con el entorno, por ejemplo féretros que disuelven con el ambiente, etcétera.
Recolección de residuos provenientes de funerarias, por ejemplo implantes y otros restos metálicos.
El traslado ecológico del difunto, este tipo de servicio se presta en una bolsa fabricada en múltiples capas de algodón, el bioplástico y el zinc.
Las urnas ecológicas: los materiales, así como los modelos diversos como por ejemplo el cartón reciclado, el bambú natural, con cáscara de coco, etcétera, no llevan herrajes metálicos y se pintan con tintes a base de agua.
Los procesos funerarios alternativos: se suele utilizar sistemas como la incineración solar, la promación, la resomación o la hidrolisis.

Urnas y opciones:

“Nu”, lo único que llevan es sal con un aglomerante vegetal, que sirve de “alimento para los peces.
“Geos”, completamente de tierra, de modo que en el momento de la ceremonia se intercambia el tapón por un árbol que aprovecha la misma urna como alimento.
Opción económica: consiste en una urna de cartón reciclado recubierta de corcho.
Además, disponen de un coche fúnebre eléctrico para realizar el transporte de los ataúdes.

 

 

⇒ Con información de Veo Verde y Entierros.com

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza