Alimentos como el gingko biloba, el ginseng o la jalea real contribuyen a incrementar el deseo y mejorar la vida sexual de las parejas.

Cuando buscas estimular la pasión, la tendencia es poner más énfasis en la ambientación o localización que en los alimentos que vayan a preceder al acto.

La predisposición está muy influenciada por el estado mental pero en lo que respecta al sexo, cuerpo y mente están estrechamente ligados y por eso es importante no desatender ciertos detalles de la alimentación que pueden ser claves para mejorar el rendimiento.

Si buscas aumentar el deseo o vigor sexual no debes recurrir a brebajes ‘milagrosos’ o medicamentos peligrosos. La naturaleza pone a tu alcance ingredientes naturales que aumentan la calidad de vida sexual en poco tiempo.

 

Los afrodisiacos que funcionan

Hay que aclarar que gran parte de estos alimentos van a tener una mayor influencia en la salud sexual masculina, aunque el efecto global sea positivo para la pareja.

Para las mujeres, el énfasis se puede poner en aumentar la producción de estrógeno. En determinadas fases de la vida como la menopausia o en periodos de mucho estrés, es necesario equilibrar los niveles hormonales tan decisivos en la excitación femenina.

Se puede recurrir a las semillas de fenogreco, que se debe tomar en forma de té. Basta con poner unas semillas en una taza con agua caliente y dejarlas durante diez minutos. Tomar un taza cada noche durante el tiempo que sea necesario.

También puedes consumir perejil fresco, colocas unas ramas en un vaso con agua hirviendo durante una hora y luego lo bebes.

En cuanto a la dieta masculina, no puede faltar el ajo, que se perfila como el mejor viagra natural que existe. Se debe tomar crudo, bien picado o machacado.

Otra opción muy buena son las semillas de calabaza, las mismas que mantendrán la próstata en un excelente estado y mejorará la calidad y producción del esperma.

Para ambos sexos, las especias como la canela, raíz de regaliz, clavo, nuez moscada, anís, pimienta negra, vainilla o chili,  funcionan muy bien para encender el deseo si se incorporan en los platos que precedan la actividad sexual.

Los efectos sobre el organismo varían pero todas estimulan la pasión, relajan el cuerpo, aumentan el riego sanguíneo, estimulan las hormonas y suben la temperatura corporal, dejándote en excelente forma.

 

  • Los reyes de la pasión

Existen tres suplementos increíbles que habitualmente son utilizados para incrementar los niveles energéticos, pero lo que pocos saben es que son los principales aliados para mejorar la vida sexual:

 

Gingko biloba

Una de sus cualidades es que mejora la circulación sanguínea y actúa evitando que se obstruyan los vasos sanguíneos, proporcionando una buena irrigación a diferentes partes del cuerpo como son los genitales masculinos y el clítoris en el caso de las mujeres. Así que, inclúyelo en tu vida para que la sangre circule mejor.

 

Ginseng

Los ginsenósidos, son los principios activos de esta raíz asiática que producen efectos similares a los de la testosterona, lo que aumenta la libido, mejora el funcionamiento del miembro masculino y permite una recuperación post-coito más rápida.

Las propiedades de esta planta también benefician al sexo femenino porque el organismo  necesita ciertos niveles de esta hormona para activar el impulso sexual.

Otra característica del ginseng, debido a sus propiedades es un antidepresivo natural que va a incrementar notablemente los niveles de energía en ambos sexos, mejorando así la actividad sexual.

Sus efectos se dejarán notar a los pocos días de tomarlo y perdurarán un tiempo, por lo que no se necesitan largos periodos de tratamiento y con dos o tres semanas será suficiente. Deben limitar su consumo o abstenerse las personas que sufran hipertensión, problemas cardiacos o lesiones de estómago.

 

Jalea real y polen

El cansancio de la vida moderna es uno de los principales enemigos de la excitación sexual y lo mejor es recurrir a los productos de la colmena. Podemos hacerlo de dos maneras, ya sea incorporando en el desayuno una cucharada de polen, o tomando jalea real durante dos semanas, este es uno de los energizantes más poderosos que nos ofrece la naturaleza.

 

Los matapasiones

Existen diferentes clases de alimentos, unos que estimulan y mejoran el rendimiento, y otros que pueden convertirse en los mayores enemigos de una vida sexual saludable.

En primer lugar tenemos el tabaco, este es uno de los agentes más peligrosos para el equilibrio sexual masculino porque tiende a inhibir las erecciones al contraer los vasos sanguíneos. Esta contracción reduce el flujo de sangre en el miembro reproductor y genera impotencia o erecciones menos prolongadas.

Luego es el turno del alcohol, que reduce los niveles de testosterona. Varios estudios aseguran que la mujer puede aumentar su libido en función del nivel de testosterona de su compañero de cama.

Dentro del grupo de inhibidores del deseo sexual, también debes tener presente algunos medicamentos como las píldoras anticonceptivas con alto nivel de hormonas o ciertas pastillas hipertensivas que al disminuir la presión arterial, también podrían producir una disfunción eréctil transitoria.

Ciertos alimentos con fama de anafrodisíacos, como el café, estimulan el sistema nervioso pero no actúan de la misma forma con el deseo. Otros, alimentos como la lechuga o la cerveza elaborada con lúpulo contienen sustancias relajantes beneficiosas para eliminar el estrés, pero  crean problemas para alcanzar un orgasmo.

A pesar de todo, no hay muchos alimentos naturales que inhiban, de forma significativa, el deseo. Es fundamental evitar el consumo desmedido de grasas saturadas y azúcares que son letales para el equilibrio del organismo y repercuten sobre la excitación.

 

 

⇒ Tomado de El Correo del Sol

 

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza