Expertos de seis países reunidos en Medellín concluyeron que el turismo sostenible aparece como una oportunidad para fortalecer el desarrollo de la Amazonía y favorecer la conservación del bioma en esa región. (Un bioma es un área geográfica, muy grande en tamaño. Cada una de estas áreas posee algunos grupos de animales y plantas que son capaces de permanecer allí debido a su capacidad de adaptarse en ese tipo de entorno en particular. Los cambios en una región, como el clima y la distribución geográfica, diferencian a los biomas del mundo).

“Hemos identificado que uno de los sectores estratégicos para la conservación del bioma amazónico es el turismo, particularmente el de naturaleza. Países como Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia tienen experiencias muy importantes en esta dirección”, dijo a Efe el coordinador regional del proyecto IAPA, José Antonio Gómez.

Gómez, del programa de Integración de las Áreas Protegidas del Bioma Amazónico (IAPA), indicó que el propósito es “armonizar las agendas” de los países para ver al turismo como una “oportunidad” para el desarrollo de la Amazonía y para la conservación de las áreas protegidas.

 

El turismo es un motor de desarrollo importante que por un lado favorece la conservación y visibiliza el papel de los pueblos indígenas, y por el otro moviliza a otros actores interesados en conocer estas regiones, aseguró.

A estas conclusiones llegaron 26 representantes del turismo del sector público y privado de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Costa Rica, que se reunieron en Medellín para discutir sobre el aporte de las áreas amazónicas protegidas al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

A la reunión también asisten, además de Gómez, expertos de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la WWF y ONU Medio Ambiente, entre otros.

Por su parte, el coordinador regional de Biodiversidad y Ecosistema de ONU Medio Ambiente, Alberto Pacheco Capella, afirmó que esta reunión de países amazónicos, además de abordar el tema de los ODS, permite entender cómo las áreas protegidas pueden fomentar el desarrollo económico.

“En nuestra región está incrementando mucho el turismo en áreas protegidas, y lo que buscamos es que sea sostenible. No queremos un incremento del turismo desmesurado, sino que tenga en cuenta los puntos de equilibrio ecosistémicos de cada parque nacional”, señaló.

Pacheco explicó que el turista en la actualidad quiere visitar la biodiversidad de estos países porque “son paisajes únicos y no existen en otro lugar del mundo”, e instó a protegerlos y a promover lo sostenible a través de la cooperación y del intercambio de experiencias exitosas.

El bioma amazónico cuenta con 1.038 áreas protegidas y algunos ejemplos de turismo sostenible exitosos están en el estado brasileño de Acre, en el departamento peruano Madre de Dios y en el municipio boliviano de Cobija.

Otro ejemplo es el del Parque Natural Yasuní en Ecuador, donde se apuesta a la “conservación socialmente incluyente” con las creencias de los indígenas locales.

El IAPA es un proyecto financiado por la Unión Europea, coordinado por la FAO e implementado por la WWF, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ONU Medio Ambiente y Redparques.

 

 

⇒ Tomado de Efe Verde

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza