El agua es esencial para nuestras vidas, está presente en nuestro día a día y cumple un gran rol para con el bienestar del planeta y de cada uno de los seres vivos que lo habitamos.

En los últimos años se han estado dando varios fenómenos naturales más seguidos que nos han perjudicado en diferentes magnitudes.

 

Uno de esos fenómenos que podemos destacar por la gran cantidad de daños causados, son los terremotos; pero lo peor es que nosotros mismos podríamos estar causando tantos males y no somos totalmente conscientes de ello.

Masaru Emoto, doctor, investigador y autor japonés, fue conocido gracias a sus estudios y afirmaciones que indicaban que las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos a cuerpos de agua, influyen en la forma final que adoptaban en los cristales de hielo que se pueden observar a través del microscopio.

Él estudiaba cómo la forma en la cristalización del agua cambiaba de acuerdo a las palabras que utilizamos; éstos quedan grabados como formas en el agua ya que ésta graba información, sentimientos y conciencia.

El agua funciona como un espejo a las emociones de la humanidad; si éstos son positivos, el nivel de la energía y vibración en el agua aumentará, provocando que los cristales de agua presenten formas estilizadas y bien formadas; en cambio, se encuentra lo contrario cuando lo que se transmite es negativo.

Masaru Emoto relacionaba esto a los terremotos. Él creía que los terremotos ocurren cuando hay diferencia en el nivel de energía del agua en las fallas; por ende, en cuanta más discordancia haya, más fuerte será el terremoto.

Lugares con mucha pobreza, conflictos, avaricia, la energía de la población y la económica, son espacios en los que la vibración del agua es muy baja y eso llega a afectar las placas de la tierra de tal manera que se desequilibran.

 

Masaru decía que La Tierra se puede equilibrar con solo bendecir el agua. Nos comparte también que una manera de aliviar la situación de un país o una zona afectada por un terremoto, es enviando dinero, esto debido a que el dinero tiene las mismas propiedades que el agua y vibra en una misma sintonía.

Él nos dejó la valiosa reflexión de escribir AMOR Y GRATITUD, y pegarlo en una botella de vidrio transparente, con la inscripción mirando hacia adentro, al agua y cada día, la mañana y en la noche de ser posible, envíen su mensaje de amor y gratitud al agua. Las palabras AMOR y GRATITUD crean los cristales de agua más hermosos.
⇒ Tomado de Revista Esfinge y Nueva Gaia

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza