El ecuatoriano Inty Gronneberg fue reconocido en el Reino Unido como el ‘Inventor del Año 2018’ por crear unas turbinas que se instalan en las embarcaciones y que limpian los océanos de basura y residuos plásticos.

Los mares y océanos se han convertido en un gran vertedero donde la humanidad tira toneladas de residuos plásticos que se acumulan e impactan la vida de la fauna acuática.

Incluso aunque el usuario deposite una botella de plástico en el contenedor de reciclaje adecuado, esta puede terminar en el mar, entera o triturada en infinidad de fragmentos minúsculos, por la acción del viento y las lluvias. Aunque la conciencia sobre este enorme problema está aumentando, acabar con los plásticos de un solo uso es un reto «complicado y a largo plazo», lamenta Inty Grønneberg. «Se calcula que se podría acabar con ellos para el año 2035, pero antes, en 2025, la cantidad de plástico usado se habrá triplicado frente al nivel actual», advierte.

Dada la gravedad del problema, este joven innovador, con familia de origen noruego y que actualmente reside en Reino Unido, apuesta por pasar a la acción y empezar a recoger los residuos plásticos del agua antes de que lleguen al mar.

Para ello ha creado Ichthion (antes Remora Marine), una empresa que desarrolla varios tipos de turbinas capaces de filtrar y recoger plásticos de distintos tamaños presentes en las aguas fluviales para evitar que acaben en los océanos; Ichtion suma reconocimientos de organismos como Climate Kic, en Europa; Techa Planter, en Japón; o el MIT Technology Review, en Estados Unidos. Por este motivo, Grønneberg se ha convertido en uno de los Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018 de MIT Technology Review en español.

«El problema es la falta de tecnologías de reciclaje en zonas menos desarrolladas de Asia. Esta es la razón por la que hay tal cantidad de plásticos que pasan desde los vertederos a los ríos y de ahí al mar», explica el inventor. Su solución: unas turbinas que puedan ser instaladas a bordo de las embarcaciones que recorren estos ríos para que, mientras realizan su quehacer habitual, vayan limpiando los residuos plásticos en suspensión presentes en la vía fluvial. «La idea es que no haga falta desarrollar infraestructuras específicas sino aprovechar el uso del máximo número de embarcaciones existentes», concluye.

A diferencia de un filtro pasivo, los diseños de Ichthion extraen energía del flujo de agua que pasa a través de la turbina. Es esta energía la que se utiliza para extraer los restos plásticos de los filtros y acumularlos. Esto permite aumentar su eficiencia en la recogida de residuos, de hecho, el modelo Azure de la empresa es capaz de recolectar 80 toneladas diarias.

Hasta ahora, los sistemas más eficientes solo eran capaces de recoger unas siete toneladas diarias. «En un río, Azure podría dar suministro a toda una planta de reciclaje, lo que haría viable su construcción en lugares donde las condiciones actuales no lo permiten», señala el joven inventor.

La directora del Departamento de Aire acondicionado, Calefacción, Suministro de gas y Protección del aire en la Universidad Politécnica de Wroclaw (Polonia), Renata Krzyzynska, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018, se declara «impresionada» y afirma que Grønneberg ofrece «una solución única a un grave problema ambiental».

 

 

⇒ Tomado de Technology Reviews

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza