Su nombre es Margarita Talep, diseñadora industrial de la Universidad Diego Portales, quien preocupada porque el plástico es uno de los principales problemas ambientales que tenemos que enfrentar, decidió ponerse manos a la obra.

Este proyecto tiene como objetivo sustituir el plástico mediante un nuevo material hidrosoluble creado a partir de biopolímeros de algas locales, el cual sustituye a diferentes plásticos de uso efímero, los cuales terminada su vida útil son un desecho 100% biodegradable, obteniendo un residuo cero en su uso.

Material ecológico

Este nuevo envase es totalmente biodegradable, ecológico y sostenible. Aunque aún se encuentra en proceso, este material tiene aplicaciones tan versátiles como papel de burbujas, esponjas, hasta envases, films e incluso cubiertos.

 

 

Elaboración con Agar

Para su elaboración se usa polímero, un plastificante y un aditivo, variando las cantidades de cada uno según la consistencia que se quiera obtener en el producto final.

El ingrediente sale del agar, una sustancia polisacárida gelatinosa que se extrae de las algas rojas por ebullición. Un ingrediente muy utilizado en la industria de la alimentación como espesante. Después se añade agua como plastificante y tintes naturales para agregar un color suave.

La mezcla líquida se lleva a una temperatura de unos 80 ºC y se vierte sobre una superficie o molde. Cuando la temperatura de la mezcla desciende por debajo de los 20 ºC, se convierte en un gel.

El material se seca en un ambiente ventilado a temperatura constante. El agar genera una película cuando se seca que puede ser más opaca o brillante dependiendo del molde que se utilice. Esta condición hace que el material sea similar a ciertos tipos de plástico.

La versatilidad de este ingrediente hace que tenga el potencial de generar muchos tipos diferentes de bioplásticos. Oscila entre rigidez y flexibilidad, según la proporción de polímero, plastificante y aditivo en la mezcla. También se puede usar para fabricar pajitas y cucharas.

El compuesto es más adecuado para envases de alimentos secos, ya que la composición química es sensible a la humedad, como la pasta o el cereal. Normalmente el embalaje se sella con calor para mejorar la presentación.

El empaque se colorea con ingredientes naturales provenientes de frutas y verduras tales como la col morada, remolacha, zanahoria y arándanos, entre otros.

 

Biodegradación del agar como envase

Se descompone de forma natural en dos o tres meses de más calor, según el grosor del material. En invierno, el material tarda un par de semanas más para descomponerse.

 

 

 

⇒ Con información de Desintegra.me, Ticbeat y Ecoinventos

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza