Sin duda alguna el contacto con la naturaleza sana cuerpo y alma… Así lo ratifican los dos hospitales más grandes de Noruega. Sus médicos ya pueden recetar un poco de aire natural para sanar pacientes.

Hablamos de el Hospital de la Universidad de Oslo y el Hospital Sørlandet, quienes han construido unas encantadoras cabañas de retiro en los derredores donde los pacientes pueden recuperarse de enfermedades, traumas o accidentes rodeados de naturaleza. Algo muy similar a los famosos ‘baños de bosque‘ japoneses.

Lo cierto es que muchos problemas de salud están siendo causados por malos hábitos, estrés rutinario por el caos de las grandes ciudades.

Las chozas brindan la sensación de estar apartados, en calma y en un lugar tranquilo. Lo primordial es recobrar energías y sanar pacientes. Además los pacientes pueden estar solos o recibir visitas.

 

friluftsliv

El término friluftssykehuset, con el que se define a estos hospitales al aire libre, está construido a partir del concepto friluftsliv, mismo que se usa para expresar la importancia que los nórdicos le dan a la naturaleza, y que se traduce literalmente como “vida al aire libre”. Este peculiar concepto se combinó con la palabra para “hospital”, sykehaus, formando el término friluftssykehuset, u “hospital al aire libre”.

El término friluftsliv demuestra que, como señaló el filósofo Wittgenstein, el lenguaje puede transformar el mundo. Este concepto ha dotado a los habitantes de Noruega de una conciencia permanente sobre la necesidad de siempre regresar a la naturaleza: de salir, a los entornos naturales, y no dejar que las grandes ciudades nos aleje de ellos.

Y es que en dicho país se valora a la naturaleza como la gran curandera y amiga: como una gran e infalible guía, abierta para todo el que quiera sumergirse en ella para aprender. Porque los noruegos saben que la naturaleza es siempre coherente, y que a ella debemos volver permanentemente.

Se trata de algo que a nosotros nos hace falta reflexionar para saber cómo reorganizar nuestra vida en colectividad, y para evitar que el abismo que nos separa de la naturaleza se haga cada vez más grande.

Salud al aire libre

Los Retiros de Atención al Aire Libre están abiertos a todos los pacientes de los hospitales.

En contraste con la arquitectura del hospital, las cabañas se inspiran en la naturaleza y constan de planos asimétricos inspirados en ramas de árboles y una paleta de madera que incluye un interior forrado en roble. Grandes ventanales con vistas a la naturaleza y pueden ser abiertos por los huéspedes.

En lo que concierne a la salud, pocas cosas hay más nocivas que estar lejos de la naturaleza. El aire tóxico de las ciudades nos está enfermando, mientras que las dinámicas contemporáneas de trabajo provocan niveles inauditos de estrés, y la mala alimentación nos está destruyendo desde dentro.

Por eso, no habría nada más realista que detenernos en seco y pensar en cómo revitalizar la medicina para restablecer la salud global. En ese sentido, los hospitales al aire libre son una propuesta que en todo el mundo podría –y debería– ser adoptada.

 

 

⇒ Con información de El Horticultor, Ecoosfera y Desinformemonos

Denisse Espinoza