Entiende, reconoce y conoce el curioso mundo de las plantas con Plantsss, la primera aplicación hecha en Chile que identifica las plantas adecuadas según el estilo de vida y clima del lugar donde vives.

Su creador es Maximiliano del Porte, paisajista y su socio Santiago Lyon, abogado en derecho ambiental, ambos pusieron sus conocimientos en esta App cien por ciento chilena, que fue reconocida como “la mejor aplicación del mundo” por App Store.

Esta aplicación galardonada por el MIT funciona vinculando 2.950 viveros a lo largo de Chile y funciona en base a un sistema de geolocalización, encontrando la tienda de plantas más próxima.

Una vez creado un usuario, podrás ver tips para cultivar, fichas técnicas de las plantas, productos recomendados para su fertilización, entre otros. Además, puedes usarla en más de 60 países.

Al app también te permite hacer match con personas que tengan intereses como los tuyos, interactuando en caso de que tengas dudas sobre, por ejemplo, el cultivo de una planta.

 

“La idea es dejar un poco de lado la botánica tan darwiniana, tan estricta, tan científica y llevarla a un plano simple, específico y sexy”, dice Delporte. De ahí las tres S.

Green Coins

Con presencia en 61 países, ahora Plantsss avanzó a otra etapa. A una más social. A una que busca cultivar una conciencia ambiental acorde a los tiempos de hoy. Aunque de manera concreta. ¿Cómo? Creando más barrios verdes dentro de la ciudad.

Para eso Delporte ideó el sistema de vender bonos, llamados bonus plantsss, a distintas industrias, entre ellas, el fútbol chileno. Algo que en Estados Unidos se conoce como green coins, dado que es dinero que apunta a mitigar los efectos de la contaminación ambiental. Dichas empresas compran los bonos para “premiar” a sus clientes o trabajadores. El canje se traduce en que ese cliente o trabajador va con un código a un vivero asociado y se lleva una planta a cambio. En simple: Plantsss hace una triangulación.

 

Sumado a ello, la aplicación hace un desgloce medioambiental de la planta auspiciada por cierta compañía. La información que arroja: cuánto oxígeno aporta, cuántas horas de electricidad compensa, cuánto CO2 genera. Ahora si la persona no quiere canjear el bono -uno cuesta $1.000- puede donarlo.

Precisamente para aprovechar eso, es que se busca integrar a la comunidad y con ello hacer que la ciudadanía sea la constructora de su propio barrio verde. Delporte recomienda hacer donaciones a municipios, principalmente a aquellos carentes de áreas naturales. Porque para él la solución no está en emigrar, no está en irse de Santiago. “Hay una necesidad de forestar nuestras casas y barrios. Aquí es donde está la contaminación, el ruido y el polvo”.

 

 

⇒ Con información de Plantsss, Veo Verde y Ladera Sur

Denisse Espinoza

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza