El activista mexicano, Pedro Reyes, puso manos a la obra y demuestra cómo un agente de la muerte puede convertirse en un agente de la vida.

Culiacán, México, es la ciudad con la tasa más alta de muertes a causa de armas de fuego en la nación, muchas personas conocen las consecuencias devastadoras de las armas.

El Activista

Reyes es un artista de la Ciudad de México que le gusta enfocarse en los fracasos de la cultura moderna desde una perspectiva positiva.

Él no cree en el fracaso, piense que el fracaso es el resultado de una cierta perspectiva.

Pertenece a esta generación de artistas mexicanos que abordan el arte bajo el ángulo del activismo político.

Con respecto a las armas, sintió que algo positivo podría transformarse de sus materiales y, por lo tanto, comenzó una campaña pidiendo a los residentes que entregaran sus armas a cambio de un cupón que podrían usar para comprar aparatos electrónicos o electrodomésticos.

Con la ayuda de una campaña organizada por el gobierno de la ciudad de Culiacán, el activista recolectó 1,527 pistolas de civiles que se fundieron para crear palas que, a su vez, se utilizaron para plantar árboles en áreas urbanas afectadas por la violencia.

Estas nuevas palas fueron luego distribuidas a instituciones de arte y escuelas públicas, donde la gente de la comunidad las está utilizando para plantar miles de árboles.

En el mango de cada pala de pala hay una descripción que muestra cómo el arma ahora se ha convertido en un instrumento pacífico.

Una pala, como una pistola, puede usarse con un propósito productivo o con odio. Pero gracias a un cambio de perspectiva, podemos transformar aquello que hace daño en algo que nos beneficia a todos.

¡Ahora existen únicamente con el propósito de plantar árboles y crear vida! 

 

 

 

⇒ Con información de Ecoportal y Nation

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado...
Denisse Espinoza